Categorías
Iluminación

Por El se hizo todo y nada llegó a ser sin Él

verbo

Por El se hizo todo y nada llegó a ser sin Él

“En el principio era el Verbo y frente a Dios era el Verbo y el Verbo era Dios. Él estaba frente a Dios al principio. Por Él se hizo todo y nada llegó a ser sin Él. Lo que llegó a ser, tiene vida en Él y para los hombres esta vida es la luz. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” [Juan 1:1-5, 14]. Todo el mundo diariamente está diciendo o expresando el verbo Ser muchas veces, pero no saben que están no solamente diciendo el verbo, sino están poniendo por medio el nombre de Dios; Yo Soy, es la  rimera declaración de nuestro ser, pero Dios es la primera causa que también es un ser existente.

Las palabras Yo Soy son sagradas. Es el símbolo de la creación, cada vez que pronunciamos estas palabras, ponemos la energía de Dios en acción. Nosotros como hijos e hijas de Dios, tenemos ese potencial. Sabemos que somos a imagen de Dios, que el Yo Soy es el nombre de Dios, que vive dentro de nosotros como el yo superior o la divina presencia de Dios. Quien conscientemente usa estas palabras, está con Dios. Es decir que Dios es perfecto y por ende nunca podremos usarlo de una manera negativa. Estamos poniendo a Dios de por medio, representamos la verdad, lo hacemos en nombre de Dios. Podemos hacer cosas maravillosas para nuestro propio bienestar y para toda la humanidad.

Yo Soy es el verbo Creador, uno es Dios en miniatura en el momento preciso que lo estamos usando. Cuando uno empieza a hacer milagros,empleando estas palabras, después de conseguido, uno debe demostrar gratitud hacia Dios, por habernos permitido declarar su santo nombre ala vez ser su representante, es una relación muy personal; tengan mucho cuidado al usar el verbo sagrado Yo Soy. Tenemos que tener responsabilidad con el nombre de Dios, porque sin darnos cuenta, estamos usando muchas veces esta expresión indebidamente, en lugar de usar el ego divino de Dios, empleamos el ego humano, conduciéndonos a ser arrogantes. Otras veces aplicamos el Yo Soy negativamente. Debemos tener en cuenta, que en cualquier manera que lo usemos traerá consigo, como resultado lo que se está manifestando. Muchas veces se dice que nuestra disposición y actitud debe ser siempre positiva, lo que es bueno y tiene gran poder, pero también estamos implicando el nombre de Dios, que es el creador de toda energía, esta energía está almacenada lista para ser puesta en movimiento por la acción del hombre, por medio de la palabra hablada. Hay que usar el nombre y energía de Dios positivamente

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Categorías
Iluminación

YO SOY el que YO SOY

moises

YO SOY el que YO SOY

Recuerdan cuando Moisés fue a orar al cerro de Horeb, que quiere decir cerro de Dios. El Ángel de Dios se le apareció con apariencia de una llama ardiente, en medio de una zarza. Moisés vio que la zarza ardía pero no se consumía. Moisés se dijo en sus pensamientos internos: “Voy a mirar más de cerca esta cosa asombrosa y saber porque la zarza no se consume” [Exodo3:3]. La curiosidad de Moisés hizo pensar que él podía acercarse aún más y ver realmente a Dios, el mismo que fue parado en su ímpetu. Dios lo envió a Egipto donde el Faraón para que liberara a los esclavos Israelitas del yugo Egipcio. Moisés todavía dudaba, de lo que estaba escuchando y le dice a Dios: “¿Qué les voy a decir al Faraón y los Israelitas, que un fantasma me mandó a liberarlos?”

Entonces Dios le dijo, solamente les dirás que: “Yo Soy el que Yo Soy” [Éxodo 3:14], me ha mandado a liberarlos. Este es el nombre verdadero de Dios. Esta fue una orden de su ser, de un ser supremo, que acompañó a Moisés en su misión. Esta fue la conciencia y poder que Dios le dio a Moisés cuando le dijo: “Este será mi nombre para siempre y con éste nombre me invocarán sus hijos y sus descendientes” [Éxodo 3:15]. El significado es: Dios en mí es. Yo Soy el que Yo Soy, estamos aceptando que el mismo Dios que le habló a Moisés, está con nosotros. No solo es el nombre de Dios, sino es la palabra que es la que creó todo lo que existe en el universo. Es el conocimiento de la existenciade la vida, es la verificación del ser interno dentro de los hijos e hijas de Dios. Esto es poder, vida, energía, luz, conciencia y conocimiento.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»