Categorías
Iluminación

La vestimenta de la muerte es aquella que ha pasado al desuso.

reencontrarse

La vestimenta de la muerte es aquella que ha pasado al desuso, no tiene ninguna contribución más que hacer, para la elevación y perfección del individuo en determinada vida. Lo único que la naturaleza está haciendo en este momento es cumplir con algo, como deshacer todas las facultades y limitaciones, que hace de este cuerpo que no tiene la capacidad consciente de decidir por sí mismo, sobre como manifestar la belleza y perfección de la vida y así tener otra oportunidad de elevarse mediante la reencarnación. Es un sentimiento de egoísmo, cuando uno muestra aflicción por la muerte de un ser querido, puesto que ata y no deja al alma expresar la libertad que debería gozar. Demostrar aflicción y pena por esta pérdida, es un acto de poner resistencia sobre la ley de la vida, que constantemente está en acción, reciclándose y creando nuevas vidas, con mayores oportunidades de crecimiento y expansión.

Categorías
Iluminación

El cuerpo obedece a esta ley de perfección

Anciano-estirando-700x455

El cuerpo obedece a esta ley de perfección. Es inmune a ciertas manifestaciones inherentes a su belleza y en todo instante obedecen al modo de pensar del individuo. El hombre en ciertas edades, ni es consciente de flaquezas, el cuerpo obedece a una superioridad e invencibilidad innata, producto del modo sano de pensar. A medida que va pasando el tiempo, con la edad, el amor así mismo va decayendo hasta el extremo que el individuo, carece de seguridad en sí mismo y su modo de pensar se modifica y cambia, el cuerpo antes bello y hermoso, ahora es decadente y no refleja la ley del amor o de la vida, conduciéndolo hacia la muerte. La ley del amor es eterna, es dar mucho sin esperar en recibir, como lo es Dios. El hombre tiene que aprender a amar, puesto que es la única solución de desprenderse del ciclo de la reencarnación y por ende la liberación física, a una más real que es eterna y espiritual.

Categorías
Iluminación

Solamente existe la divina presencia Yo Soy de Dios en ti.

1b

“Nadie puede servir a dos amos, porque odiaría a uno y querrá al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero” [Mateo 6:24]. Solamente existe la divina presencia Yo Soy de Dios en ti y ésta es expresada como poder, sabiduría y amor. Muchas veces confundimos y pensamos que las manifestaciones externas son las que cuentan, esto solo es una ilusión que nos desvía de la fuente creadora de Dios y usamos indebidamente esta energía, lo cual indica que estamos sirviendo a un amo despectivo y falso que es originario en la mente carnal conocido como el ego. Cuando caminas, corres, haces ejercicio o movimientos corporales, cuando piensas y tomas decisiones, Dios se está manifestando a través de tu cuerpo y hace tangible estos movimientos y pensamientos y si logras comprender que es el poder de Dios quien está originando esto, sabrás que es un poder superior dentro de ti, que está a cargo de todo lo que acontece en tu ser.

Categorías
espiritualidad

Las enfermedades son creadas por nuestros pensamientos.

EFE-Risas

Las enfermedades, son el producto del desorden y desarreglo de estas vibraciones, el mejor remedio está en una sonrisa, risa, expresiones de amor, felicidad, bienestar, o manifestar vibraciones positivas. Desde ahora, empieza a reírte constantemente y con más frecuencia. Si un mal pensamiento viene a tu mente, ríete a carcajadas, como si estuvieras loco, hasta que te salgan lágrimas de los ojos, si es posible, no importa que  los demás piensen que estás loco, ellos no saben lo que tú sabes, hay que vencer de hacer el ridículo, te sentirás mejor, dicen que a las enfermedades y al demonio no les gusta las carcajadas. La risa y sonrisa son la mejor medicina para el cuerpo y el alma, procura regalar éstas a los demás, ya que éstas son contagiosas, hacen el milagro de sentirse bien, además que es un regalo maravilloso para los demás al mismo tiempo es un regalo para ti mismo, curan enfermedades. Dicen que las enfermedades están representadas en nuestro cerebro (mente), existen en éste, pero como reflejo estas se manifiestan en nuestro cuerpo, en los órganos vitales, o sea que las enfermedades son creadas con nuestros pensamientos.