Categorías
Iluminación

La sabiduría de Dios es la que te hace pensar.

violin

No habrá más duda que la sabiduría de Dios es la que te hace pensar, caminar, mover, la que te dirige en todas tus decisiones diarias y que no es el producto mecánico o instintivo como nos han hecho creer, lo cual es creado en un Dios falso de la conciencia humana. Debemos comprender que en cada pensamiento, conocimiento, sentimiento, está la mente de Dios que vive dentro de nosotros como el Yo Soy a la cual debemos adorar tierna e inmensamente. En la mente humana y no en la divina, el hombre ha creado superficialmente un mundo externo que no es duradero, es siempre cambiante, mostrando una vida exterior deceptiva, de la cual el hombre orgullosamente hace alarde de ser su obra verdadera, fijando sus sentidos a una imagen ficticia de una apariencia externa llena de imperfección que lo han hecho olvidar de su divinidad. Dios se está dando así mismo diariamente, Él es el dueño de toda la sabiduría, poder, benevolencia, riqueza y amor del universo. Toda expresión interna y externa le pertenece. Los hijos e hijas de Dios deberían aprender a dar amor y servir, gozando cuando se está haciendo y sin duda la expresión externa nunca sería imperfecta.

Categorías
Iluminación

En el cuerpo humano tenemos infinidad de átomos

meditacion-galactica-corazon-hunab-ku

Nuestra composición física está formada de innumerables sistemas atómicos, en el cuerpo humano tenemos una infinidad de átomos, sabemos que cada átomo se puede considerar como sistemas individuales o mundos, o sea en el cuerpo humano existe un infinito número de sistemas o mundos, pero nosotros no lo consideramos así y no nos ponemos a pensar de esa manera, si cada átomo de nuestro cuerpo contiene un sin número de electrones, protones y núcleos, podemos considerar cada cuerpo humano como el universo que conocemos, o sea que existe muchos grandes universos que coexisten en las dimensiones del tiempo y espacio. Nuestro cuerpo tiene una configuración atómica, por lo mismo que casi es vacío, así como los espacios de planeta a planeta en el sistema solar. Hay ondas, vibraciones, sonidos, actividades que nuestros sentidos no pueden percibir.

Categorías
Iluminación

Mediante la atracción del polo positivo y negativo, somos capaces de evolucionar.

image001

Si juntamos dos átomos creamos un nuevo elemento, vemos que los átomos pueden atraerse o repelerse con otros átomos, o sea tiene la facultad de decidir y aceptar con quien unirse, mediante diferentes leyes, al mismo tiempo entre los seres humanos, tenemos el libre albedrío de escoger con quien unirnos, como materia tenemos la facultad de atraernos o repelernos,
juntarnos e inclusive explotar (como la bomba atómica) cuando la relación entre hombre y mujer no funcione; exactamente al comportamiento de los átomos y partículas en la materia.

He mencionado todo esto para darnos cuenta que mediante la atracción del polo positivo y negativo (hombre y mujer) no hubiéramos sido capaces de evolucionarnos, hasta el extremo en que vivimos hoy, ya sea aplicada a la teoría atómica o humana. Lo que estamos viendo son las diferentes  manifestaciones del átomo, que usan el libre albedrío para unirse, separarse
mediante diferentes procesos y todo conduce al principio electrónico del magnetismo; sin esta nada existiría.

Categorías
Iluminación

El cuerpo humano tiene infinidad de vibraciones.

coro-cantar_LNCIMA20130717_0080_5El cuerpo humano tiene infinidad de vibraciones, tanto internas como externas, tanto físicas como espirituales. Decimos que internamente tenemos muchos sistemas solares o muchos movimientos en la materia. Nuestro cuerpo contiene todos los elementos químicos y físicos conocidos, por eso necesitamos vitaminas, minerales, calorías, fluidos, etc. Si tenemos esas cosas propias de la materia, tenemos movimientos sincronizados internamente como cualquier otro elemento de la tierra. Cuando hablamos o cantamos, producimos vibraciones que son ondas sonoras que salen de nuestro cuerpo y son esparcidas en diferentes direcciones, produciendo efectos a ciertas personas que son capaces de recibirlas. Nuestro cuerpo crea calor que se extiende en el espacio, aire y todo cuerpo físico a su alrededor, produciendo calor en estos cuerpos al mismo tiempo.