reencontrarse

La vestimenta de la muerte es aquella que ha pasado al desuso, no tiene ninguna contribución más que hacer, para la elevación y perfección del individuo en determinada vida. Lo único que la naturaleza está haciendo en este momento es cumplir con algo, como deshacer todas las facultades y limitaciones, que hace de este cuerpo que no tiene la capacidad consciente de decidir por sí mismo, sobre como manifestar la belleza y perfección de la vida y así tener otra oportunidad de elevarse mediante la reencarnación. Es un sentimiento de egoísmo, cuando uno muestra aflicción por la muerte de un ser querido, puesto que ata y no deja al alma expresar la libertad que debería gozar. Demostrar aflicción y pena por esta pérdida, es un acto de poner resistencia sobre la ley de la vida, que constantemente está en acción, reciclándose y creando nuevas vidas, con mayores oportunidades de crecimiento y expansión.


Leave a Reply

Your email address will not be published.