Jophiel

La divina presencia es de una sustancia electrónica pura, su luz es muy resplandeciente, capaz de desintegrar toda imperfección y limitación humana. Por medio del amor y veneración hacia la divina presencia, el hombre logra obtener una libertad incondicional de todas las imperfecciones siendo consciente de su divinidad. Cuando el hombre ha logrado elevarse en vibración, obteniendo su libertad de todo lo indeseado, puede conscientemente liberar cantidades extraordinarias de luz y ejercer control sobre toda acción y efecto que está afectando a su alrededor. La ley primordial de la vida es el amor. El amor se manifiesta en armonía, paz y felicidad. Cuando hay armonía, paz y felicidad se dice que hay belleza en todos los aspectos, la manifestación natural es sabia. El amor hace de nuestro modo de pensar en cierta manera que somos invulnerables, todo es perfección.


Leave a Reply

Your email address will not be published.