violin

No habrá más duda que la sabiduría de Dios es la que te hace pensar, caminar, mover, la que te dirige en todas tus decisiones diarias y que no es el producto mecánico o instintivo como nos han hecho creer, lo cual es creado en un Dios falso de la conciencia humana. Debemos comprender que en cada pensamiento, conocimiento, sentimiento, está la mente de Dios que vive dentro de nosotros como el Yo Soy a la cual debemos adorar tierna e inmensamente. En la mente humana y no en la divina, el hombre ha creado superficialmente un mundo externo que no es duradero, es siempre cambiante, mostrando una vida exterior deceptiva, de la cual el hombre orgullosamente hace alarde de ser su obra verdadera, fijando sus sentidos a una imagen ficticia de una apariencia externa llena de imperfección que lo han hecho olvidar de su divinidad. Dios se está dando así mismo diariamente, Él es el dueño de toda la sabiduría, poder, benevolencia, riqueza y amor del universo. Toda expresión interna y externa le pertenece. Los hijos e hijas de Dios deberían aprender a dar amor y servir, gozando cuando se está haciendo y sin duda la expresión externa nunca sería imperfecta.


Leave a Reply

Your email address will not be published.