Categorías
Iluminación

YO SOY EL QUE YO SOY

23fgbhgfgdsn

Recuerdan cuando Moisés fue a orar al cerro de Horeb, que quiere decir cerro de Dios. El Ángel de Dios se le apareció con apariencia de una llama ardiente, en medio de una zarza. Moisés vio que la zarza ardía pero no se consumía. Moisés se dijo en sus pensamientos internos: “Voy a mirar más de cerca esta cosa asombrosa y saber porque la zarza no se consume” [Exodo3:3]. La curiosidad de Moisés hizo pensar que él podía acercarse aún más y ver realmente a Dios, el mismo que fue parado en su ímpetu. Dios lo envió a Egipto donde el Faraón para que liberara a los esclavos Israelitas del yugo Egipcio. Moisés todavía dudaba, de lo que estaba escuchando y le dice a Dios: “¿Qué les voy a decir al Faraón y los Israelitas, que un fantasma me mandó a liberarlos?”

Entonces Dios le dijo, solamente les dirás que: “Yo Soy el que Yo Soy” [Éxodo 3:14], me ha mandado a liberarlos. Este es el nombre verdadero de Dios. Esta fue una orden de su ser, de un ser supremo, que acompañó a Moisés en su misión. Esta fue la conciencia y poder que Dios le dio a Moisés cuando le dijo: “Este será mi nombre para siempre y con éste nombre me invocarán sus hijos y sus descendientes” [Éxodo 3:15]. El significado es: Dios en mí es. Yo Soy el que Yo Soy, estamos aceptando que el mismo Dios que le habló a Moisés, está con nosotros. No solo es el nombre de Dios, sino es la palabra que es la que creó todo lo que existe en el universo. Es el conocimiento de la existencia de la vida, es la verificación del ser interno dentro de los hijos e hijas de Dios. Esto es poder, vida, energía, luz, conciencia y conocimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *