Categorías
Iluminación

Comprendemos que Dios es nuestro Padre

022-prodigal-son

Comprendemos que Dios es nuestro Padre. Él no espera que en nuestra estadía en la tierra estemos dedicados a conseguir premios y méritos, más bien quiere que descubramos que somos sus hijos e hijas. Dios no se sorprende de nuestras actitudes, decisiones, maldades, pues al crearnos con el libre albedrío, aceptó el riesgo que a veces tenemos que caer y al hacerlo aprender. Él no hace suya nuestra distinción entre justos y pecadores, la cual supone que unos merecen premios y otros castigos. Al contrario, nos acompaña en nuestra experiencia
en el camino del bien y el mal, hasta que por fin pueda llamarnos hijos suyos.

Este es nuestro Dios y Padre, el que nos guía día a día, sin que nos demos cuenta; Él siempre está buscando a los pecadores, para llenarlos de sus riquezas. Esto no pudo comprender el hijo mayor, el hombre cumplidor de corazón cerrado. Él sirve con la esperanza de ser premiado o reconocido como alguien superior a los demás, no acepta a aquellos a quienes él considera como pecadores, es fiel y rígido en sus apreciaciones y aspiraciones, todo lo contrario a lo que nuestro Padre está esperando de nosotros, somos aunque imperfectos en apariencia y propensos a desviarnos de nuestro camino espiritual, lo más preciado de su creación o sea un gran ejemplo de su concepto inmaculado, para Dios no existen hijos malos, puesto que somos su reflejo divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *