Categorías
Iluminación

La Orden de Dios cuando puso a Adán y Eva en el jardín del Edén.

224835005_4c03bc8547

Cuando Dios puso a Adán y Eva en el jardín del Edén, Dios le dio esta orden al hombre: “Puedes comer de cualquier árbol que haya en el jardín, menos del árbol de la ciencia del bien y el mal; porque el día que comas de él, morirás sin remedio” [Génesis 2:16-17]. Luego desobedecieron la orden de Dios aplicando el libre albedrío, Adán y Eva comieron el fruto del árbol prohibido. Entonces se les abrieron los ojos y se dieron cuenta de que estaban desnudos y se hicieron unos taparrabos cosiendo unas hojas de higuera (este fue la primera labor manual que el hombre y mujer hizo). Oyeron después los pasos de YAVE que se paseaba por el jardín, a la hora de la brisa de la tarde. El hombre y su mujer se escondieron, para que Dios no los viera, entre los árboles del jardín. YAVE Dios llamó al hombre y le dijo: “¿Dónde estás?” [Génesis 3:9-13]. Este contestó: “Oí tu voz en el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo, por eso me escondí.” Dios supo inmediatamente lo que pasó. YAVE le replicó: “¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol que te prohibí?” El hombre respondió: “La mujer que me diste por compañera me dio del árbol y comí.” YAVE dijo a la mujer: “¿Que es lo que has hecho?” y la mujer respondió: “La serpiente me ha engañado y comí.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *