Categorías
Iluminación

Hacerlo cuantas veces hasta que se haga realidad

ImageProxy

Esta es una ley muy específica y nuestro señor Jesucristo la usó constantemente, por ejemplo podemos repetir por cierta cantidad de minutos la siguiente mantra: “Yo Soy, la resurrección y la vida eterna de mi presupuesto, abundancia y provisión de mis bienes económicos”, hacerlo continuamente, repitiendo diariamente por un espacio determinado, luego cierran dicha oración o decreto diciendo: “Deseo que esto se haga realidad en mis manos para usarlo hoy y siempre”. Hacerlo cuantas veces sea necesario, hasta que ésta se haga realidad, tener la convicción de que la vamos a recibir, no nos demos por vencidos, no tener duda y no tener pensamientos de que no va a ser posible. Dejemos todo en las manos de Dios. Si así lo hacemos, podemos de pronto recibir un cheque inesperado en el correo, o que alguien viene a pagarle una deuda olvidada, que usted ni siquiera se acordaba, etc. Dios dice que ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *