Categorías
Iluminación

De un manantial de agua pura, no se puede tomar una copa de agua pura y otra amarga

ImageProxyEse Dios le ha fallado y esto no se debe al concepto errado de un Dios fracasado, sino más bien a la creación del hombre que está limitada a la conciencia humana, que la convirtió imperfecta. Dios es puro y perfecto. Tampoco puede ser bueno y malo al mismo tiempo. De un manantial de agua pura, no se puede tomar una copa de agua pura y otra amarga; o es pura o es amarga. ¡No pueden ser ambas a la vez! Nosotros como padres seríamos incapaces de hacer, lo que se le atribuye a nuestro Dios misericordioso. Es común escuchar a la gente decir: “Que vamos a hacer, si es la voluntad de Dios”, “Si Dios nos da licencia”, “Es una prueba que Dios nos manda”, “Hay que resignarse, porque es una prueba de Dios”, etc. Como si Dios fuera culpable de todo lo que nos está pasando.

Recordemos, al principio de la creación todo fue perfecto; no había calamidades, pobreza, miseria, enfermedades, muerte, etc. Nosotros escogimos todo lo que nos pasa porque empezamos a usar el libre albedrío negativamente. Al principio, el hombre fue casi transparente, con bastante luz, vemos que en la Biblia dice que la gente vivía casi mil años en ciertos casos. Solo necesitaban una o dos reencarnaciones para lograr su ascensión. El hombre podía precipitar, “maná” (pan de cada día) del cielo o comía como fue la orden en la creación. Se alimentaba de frutas, vegetales, granos, etc. Luego empezó a comer carne de animales y en muchos casos hasta carne humana; lo que ocasionó que el cuerpo que al principio era casi transparente y liviano por su pureza, se fue convirtiendo poco a poco en más denso, más pesado, menos transparente. Fue viviendo cada vez menos, la comunicación y relación con Dios fue menos frecuente; hasta el extremo que en la actualidad culpamos a Dios de habernos abandonado. Cuando la energía de Dios fluye libremente a través del cuerpo físico, es debido al elevamiento de conciencia de la persona, la luz penetra completamente sobre dicho cuerpo a la vez éste ser tiene conciencia de todo lo que existe a su alrededor, el alma vibra de una manera intensa dentro de la persona, convirtiendo a este en un ser elevado capaz de dirigirlo a un camino espiritual.

En este estado todos los sentidos se agudizan y al hacerlo comienza a irradiar luz y amor, que son percibidos por todos los que lo rodean, beneficiando a éstos y como consecuencia a la humanidad. Sabemos que al principio de la creación, nuestros cuerpos eran radiantes de luz, nuestros cuerpos eran transparentes y llenos de energía y no poseían densidad, nuestra estatura era mucho más grande de lo que somos hoy, muchas veces era dos o tres veces más alto de la talla actual, dos seres podían unirse y caminar juntos sin ningún problema, por eso se dice que somos unidad. Fuimos capaces de crear cosas maravillosas en nuestra tierra, pero a medida que fuimos creando, empezamos a desviarnos creando imperfecciones con la ayuda de nuestro libre albedrío, poco a poco nuestra naturaleza real fue cambiando, conduciéndonos a lo que somos ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *