Categorías
Iluminación

Hombre y mujer se sienten más equilibrados

hombre u mujer

Cuando en el hombre, internamente las energías femeninas apoyan a las energías masculinas, externamente el hombre se manifiesta más balanceado, equilibrado y más completo. Lo mismo sucede en la mujer, cuando las energías masculinas apoyan a las energías femeninas, externamente la mujer se siente más balanceada, equilibrada y más completa. En el hogar la contribución es equitativa, como dicen algunos el 50% para el hombre y el 50% para la mujer; yo diría que es 100% para el hombre y el 100% para la mujer y los que son enormemente beneficiados son los hijos, ya que reciben la atención necesaria de ambos padres.

Con esta evolución, cuando el hombre busca una relación con una mujer, éste verá en la mujer el reflejo interno de sus energías femeninas en la persona que va a escoger como su futura compañera, es la extensión interna a lo externo, será la reflexión de lo que él ve en su interior, las expectativas lograrán una integración más profunda en su ser. De igual manera, la mujer verá reflejada la conducta interna de sus energías masculinas en el hombre como su compañero, ambos crecerán juntos y se ayudarán mutuamente, porque esas son las energías de nuestro Dios Padre Madre. Vemos actualmente como la actitud tanto en el hombre como en la mujer ha cambiado enormemente. Estamos siendo testigos de un hombre nuevo, el cual es más intuitivo y a una mujer nueva, con virtudes extraordinarias, la misma que se está manifestando en el campo y mundo que antes se le negaba y que solo era para el hombre, o sea a la mujer en acción.

Muchas religiones en la antigüedad pensaron que al mantener a la gente en la oscuridad e ignorancia, ellos podían tener control sobre las masas, además temían que ellos podían ser considerados como ignorantes o herejes. Trágicamente estos escondieron ciertos conocimientos puesto que pensaron que la gente era muy ignorante para concebir y conocer conceptos muy grandes, ellos solamente daban a conocer lo que deseaban que la gente debiera saber. Los hombres de ese tiempo, temían las emociones, habilidades, talentos, capacidades y potencia de las mujeres, no querían que las mujeres supieran que existía una parte femenina de Dios, porque eso daría más poder a la mujer, al mismo tiempo poder espiritual como los hombres, o sea igualdad.

Como dice en la Biblia: “Que las mujeres se callen en las asambleas, como se hace en todas las iglesias de los santos. No les está permitido tomar la palabra; que sean más bien obedientes, tal como lo dice la misma ley. Si quieren instruirse en algún punto, que consulten en casa a su propio marido. Pero no conviene que una mujer hable en una asamblea” [1 Corintios 14:34-35]. Los religiosos de la antigüedad estaban terriblemente temerosos de traer al pasivo, maternal, dulce y amoroso lado femenino, puesto que no podría infundir temor o miedo, a la vez no traería mucha gente a la Iglesia. El antiguo y nuevo Testamento están llenos de importantes figuras masculinas pero no femeninas. La intimidación era lo que prevalecía en esos tiempos, todo era posible con tal de conseguir sus objetivos. La intimidación era física, moral y espiritual

“Como es arriba, es abajo”. Como es en el plano espiritual con el Padre, es en el plano físico con la Madre. Dijimos que nosotros fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, o sea somos a imagen y semejanza de Alfa y Omega.

Somos espíritus como el Padre, pero también somos físicos como la Madre. La Madre es la creadora de todo lo que existe físicamente. Dios nos creó como Él (Ella) dos en uno indivisible, masculino y femenino al mismo tiempo. A eso unos llaman “Almas gemelas”, espiritualmente hablando son “Llamas Gemelas”. Dios Padre dijo: “Hágase la luz”. Y Dios Madre contestó: “Y la luz se hizo” [Génesis 1:3].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *