Categorías
Iluminación

«La energía masculina es externa en el hombre e interna en la mujer»

energía masculina y femenina

En la cultura occidental hemos tenido la habilidad de usar nuestra energía masculina para subyugar a nuestra energía femenina, en lugar de apoyarla. Esta energía masculina es externa en el hombre e interna en la mujer. Es controladora y está temerosa del inmenso poder que la energía femenina posee, no está preparada para acceder o a compartir el poder ilimitado dentro del ser, perdería su identidad, o sea estoy hablando del ego humano, el cual se niega a compartir todo el poder con la energía femenina.

La energía femenina, no puede manifestarse ampliamente en el mundo físico ante la oposición directa del ego, ya que para que la energía femenina tenga éxito, necesita la acción de la energía masculina, pero el ego logra impedir su poder, ocasionando que ésta se rebele. Vemos que tanto el hombre como la mujer han jugado externamente estas funciones. Al hombre lo han educado a suprimir su lado femenino interno, le han enseñado a ser el prototipo macho, sin emociones, completamente en control y represivo en contra de la mujer. Para sus adentros vive atormentado de la mujer, porque estas poseen un poder interno inmenso, que el hombre secretamente vive negando, lo cual lo convierte en un hombre hasta cierto punto miserable y desamparado.

La mujer por otro lado, también ha sido educada para suprimir su energía masculina interna, lo cual permite que se sienta imposibilitada, siempre dependiendo de los hombres, desequilibrada emocionalmente y que muchas veces solo pueda manifestarse indirectamente mediante la manipulación, ella vive atormentada ya que si los hombres llegan a saber del gran poder interno que posee, estos la abandonarían, por lo cual opta esconder éste poder interno. Ella tiene internamente su energía masculina en control, por eso atrae hombres con características paternales o de lo contrario a hombres que abusan de ella ya sea verbal, moral, emocional o físicamente, según como ella se trate así misma o lo que cree que ella merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *