Categorías
Iluminación

El aspecto masculino es acción.

FARO SANTIAGO

El aspecto masculino es acción, o sea nuestra habilidad de hacer todas las cosas en el mundo físico, como hablar, caminar, pensar, etc. Nuevamente sea usted hombre o mujer, su energía masculina es la acción. Entonces el aspecto femenino recibe las energías de ideas creativas y el aspecto masculino los pone en práctica mediante la acción y así nosotros tenemos el proceso creador. La interacción de las energías masculinas y femeninas de cada individuo, son la fuente de toda la creación.

Podemos explicar que la interacción entre estas dos fuerzas o energías, cuando por ejemplo vemos inesperadamente un accidente automovilístico, nuestra energía femenina capta el acontecimiento y sentimos repentinamente un gran deseo de auxiliar y ayudar; luego nuestra energía masculina entra en acción y corremos a socorrer a las víctimas, muchas veces no importando nuestra seguridad, vemos dentro de nosotros la conexión directa de ambas energías, la cual muchas veces las ignoramos. Para tener una vida feliz, tenemos que lograr que estas dos energías se complementen mutuamente. La energía femenina es nuestra guía y la energía masculina es nuestra acción o aquella que hace realidad nuestros deseos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *