Categorías
Iluminación

Todo lo que existe en el universo es Dios

Todo lo que existe

Todo lo que existe en el universo es Dios

A Dios se le compara con el mar, una gota del mar; contiene sí, todos los elementos y características del mar, pero una gota del mar no es el mar, tampoco cien, mil, un millón, etc., de gotas, no es el mar. Tiene que ser  todas las gotas del mar para que sea el mar. Así también es Dios, todo lo que existe en el universo es Dios. Las aves del firmamento, los lirios del campo, las estrellas estelares, el hombre, el agua, la naturaleza, etc. Nosotros formamos parte de ese cuerpo inmenso y magnifico que es Dios. Tenemos que vivir y estar en armonía con los ritmos de la naturaleza. Dios es unidad, no-dualidad. No es que nosotros estamos aquí lejos del Padre, desligados, sin podernos comunicar, cuando todos nosotros somos su más grande creación. Todos somos hijos e hijas de ese Padre eterno que tenemos por Dios.

Cuando doy clases a grupos de personas que se reúnen en casas aquí en Estados Unidos, siempre pongo como ejemplo para que puedan ver la diferencia entre Dios y el hombre, lo siguiente: Vean a un ventilador (abanico para ciertos Países) cuando está en reposo, se ven las aspas, empezamos a hacerlo funcionar y a medida que al ventilador le aumentamos más y más la velocidad hasta llegar a la máxima, vemos que ya no se ven las aspas, es más podemos ver a través de ellas. Cuando el ventilador está en reposo (no se mueve) vemos las aspas, somos nosotros y todos los seres a nuestro alrededor. A medida que incrementamos la velocidad, las aspas poco a poco van desapareciendo de nuestra vista; podríamos decir que son seres que están elevándose espiritualmente más y más. Cuando las aspas desaparecen totalmente esos son los seres divinos y entre ellos nuestro Dios.

¿Que decimos de esto? Sabemos que todo lo que tiene vida, tiene vibraciones. Como vemos nuestras vibraciones son torpes y lentas, por eso nos podemos ver unos a otros. Los seres divinos vibran con una frecuencia infinita que se vuelven invisibles; solo por “Concesiones Especiales” ellos reducen la frecuencia similar a la nuestra, para que los podamos ver en ciertas oportunidades. Ahora, vemos que seres humanos a medida que se van elevando espiritualmente, sus vibraciones se van acelerando hasta el extremo que casi vibran como los seres divinos. Estos son los Santos y Santas, Avatares y Sages en otras religiones. Cuando estos Santos logran esto, ellos pueden comunicarse, ver, caminar juntos con los seres divinos; ellos pueden recibir informaciones, dictados, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *