Categorías
Iluminación

Existencia

ROSASS

Existencia

¿Acaso Dios no existe
En todas las cosas bellas.
En la naturaleza que viste,
En la luna y las estrellas?
Él está siempre presente,
En toda la eternidad.

En el pensamiento de la gente,
Que causa mucha felicidad.
En la tierra, en el agua de los mares,
En los seres vivientes de la naturaleza.
En lo más profundo de nuestros pesares,
Y en cada muro de la fortaleza.

En el campo, en la vida de los animales,
En los ruidos que produce el viento.
En las plantas, en la espina de los rosales,
En lo más profundo de nuestro pensamiento.
Dios está y vive muy dentro,

En cada uno de nuestros corazones.
En todo instante y momento,
En la certidumbre de las pasiones.
En la fe, el amor, en la mente,
En la pureza de su creación.
En el ardor, calor de la frente,
En el triunfo del hombre en su misión.
En la luz y calor del sol brillante,
En el mágico panorama del atardecer.
En la fatiga y éxtasis del caminante,
En el regocijo placentero del amanecer.

En el lirio del campo y su perfume,
En la inocencia de todo lo concebido.
En el pensamiento que el hombre consume,
En el elevamiento del alma adquirido.
En las oraciones queridos del santo,

En las emociones de tanto querer.
En las melodías preciosas del canto,
En los profundos deseos del ser.
En el amor sublime y perecedero,
Del hombre hacia su creador.
En la mente vivirá primero,

Los designios del gran hacedor.
¿Quién puede dudar de su existencia?,
Especialmente con elevamiento espiritual.
Dios siempre ofrece su clemencia,
Con gran amor de Padre Celestial.

El amor de Dios al hombre es inagotable,
Este derrama como lluvia su bendición.
El hombre no puede ser bueno y agradable,
Pero él es lo más querido de su creación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *