Categorías
Iluminación

No importa en qué circunstancia nos mantengamos en la vida, Dios nos ve de la misma forma.

sb10065243e-001

No importa en qué circunstancia nos mantengamos en la vida, Dios nos ve de la misma forma, cada uno de nosotros durante nuestras vidas tiene momentos difíciles, que nos hacen sentir insignificantes y sin valor por los golpes a que hemos sido objetos, muchas veces nos vemos como el diamante sucio, manchado y aparentemente sin valor; pero nuestro Padre Celestial siempre nos ve como el diamante limpio y brillante con todo su valor, nunca perdemos dicha importancia, ya que fuimos creados desde el comienzo como una joya muy preciada, no importa la apariencia exterior.

Para Él solo es importante el aspecto interior, nos ve el corazón, nos ve perfectos, nos ve con ojos divinos y no humanos como nosotros nos vemos siempre imperfectos y eso es debido a que la gente nos ha hecho creer así, que no somos perfectos, no se dejen llevar por las opiniones mundanas, por los acontecimientos desastrosos que hemos pasado durante nuestra vida, por los fracasos, experiencias y golpes de la vida, no se dejen intimidar por los retos de la vida, nosotros aunque a veces sucios, manchados, nunca perdemos el valor intrínseco ante los ojos de nuestro Divino Creador. No se dejen influenciar por la negatividad que los rodea, todo eso es una mentira e ilusión, no existe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *