Categorías
Iluminación

El hombre procede de esa fuente maravillosa que es Dios

el hombre procede

El hombre procede de esa fuente maravillosa que es Dios

Como dije anteriormente en el capítulo 7: Como es Arriba, es Abajo, y voy a repetirlo: La humanidad dio cabida para ser manipulados por aquellos que en cierto modo, ellos aceptaron como sabios, los mismos que por miles de años, han estado a cargo de ordenar, lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, logrando así controlar y poseer el poder de cómo actuar en cada una de sus vidas, convirtiendo a las masas creyentes de una idea errada de su ser, al mismo tiempo preso en su mundo de ilusión. Muchos de nosotros podemos ser aquellos que engañaron a las multitudes, privándoles y negándoles ciertos conocimientos, que de haberlos sabido, nuestra condición actual hubiera sido diferente, porque al hombre se le negó el estado de su ser que originalmente es divino y que es procedente de esa fuente maravillosa que es Dios.

Luego en el capítulo16: Reencarnación, mencioné que existen algunos que escogen muchas más vidas que del promedio, aunque califican ya para su ascensión, puesto que estos tienen misiones especiales para ayudar a la humanidad. También mencioné, otros vienen como ciegos, paralíticos, con defectos corporales, etc., para ayudar con su inspiración, porque algunos de ellos son seres de gran elevamiento espiritual y se ofrecieron venir así, como dijo nuestro amado Jesucristo, para que Dios haga grandes milagros a través de ellos.

Expongo todo esto con el fin de hacerles saber, que quizás algunos de ustedes lectores, puedan ser que se encuentren entre los que mencioné en los dos últimos párrafos. Ustedes podrían ser seres o almas portadoras de luz. Hoy arrepentidos por haber dirigido equivocadamente a ciertos sectores de la humanidad, quieren enmendar todo el mal causado, sin saberlo existe dentro de ellos una incertidumbre que no los deja vivir completamente, prestan servicio desinteresadamente porque quieren a la humanidad y a todo ser viviente, aunque una gran cantidad de estos podrían ya haber ascendido, no lo hacen, con el fin de reparar todo el daño causado y lo hacen con y por amor

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *