Categorías
Iluminación

Una razón común

una razon común

Una razón común

Al venir a este nuevo continente, vinieron con grandes ideales, pero existía en cierto modo contraposición de intereses; uno era el deseo de acumular riquezas, bienes materiales y posición social y el otro el de conseguir un elevamiento interior espiritual. Las tendencias de diferentes corrientes aunque aparentemente contrarias, han logrado en la humanidad, una unión jamás vista; vemos que hay un interés común de intercambiar conocimientos, ideas y descubrimientos; hay un acercamiento entre la ciencia, la filosofía, la psicología y la religión con miras de un elevamiento del yo interior y la relación cercana entre la materia y el espíritu. Están convencidos que existe un raciocinio transcendental, una razón común y que se está ante una conciencia pura y divina de grandes proporciones.

El uso de los medios de comunicación ayuda tremendamente a la transmisión y difusión de nuevos conceptos, principios y corrientes. Notamos que el mundo occidental cada día tiene más influencia oriental; lo práctico, externo y complicado propios de las costumbres occidentales; han sido suplantadas por lo correcto, interno y simplificado de las costumbres orientales. Los conceptos orientales están de moda; el vocabulario como karma; costumbres como tai chi, yoga; conocimientos como meditación trascendental, espiritualidad; están cambiando día a día, estos son asimilados y aceptados como una prerrogativa y realidad; los conceptos nuevos de la era de acuario también pueden ser difundidos a cualquier rincón del mundo de una manera rápida y eficaz, el mundo en cierto modo se ha convertido en más pequeño.

¿Cuándo va a estar en vigencia la era de acuario? ¿Actualmente, ya está en vigencia? Estas son las diversas interrogantes, teniendo las más variadas respuestas; porque se confunden los puntos astrológicos y el de las profecías, lo cual hace difícil saber una fecha concreta acerca de estos acontecimientos, los cuales se pueden asumir solamente por aproximación; nada es concreto y exacto. Las profecías del pasado pueden predecir un futuro factible relacionado con otro, pero somos nosotros los encargados que estos se manifiesten. Las predicciones o profecías pueden cambiar, ya que tenemos la capacidad de aceptar o desechar dichas predicciones; porque tenemos ciertas cualidades y dones unidos a nuestro libre albedrío. Con el uso de nuestro libre albedrío, tenemos el don de precipitar o crear; aceptar o desechar; puesto que estas son las características de nuestra esencia divina.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *