Categorías
Iluminación

En el occidente santificamos la muerte

muerte

En el occidente santificamos la muerte

En el continente occidental y en el cristianismo la gran mayoría piensa que somos cuerpos físicos y no cuerpos espirituales, y por ende de alguna manera en cierto modo están santificando la muerte, pero Dios en su gran sabiduría divina está convencido que no lograríamos conseguir todo lo que necesitamos hacer para obtener nuestra ascensión en esta vida, es por eso que antes y después de esta vida, tendremos otros vestidos (vidas) que nos ayudarán en el camino largo y escabroso de nuestro perfeccionamiento espiritual, hasta que logremos una victoria final y total, para luego convertirnos en parte de ese magnífico y majestuoso cuerpo que es Dios.

Alguien diría, si todo es maravilloso después de la muerte, porque no lograr estar en ella lo más pronto posible mediante el suicidio, esto sería contraproducente puesto que estaríamos atentando contra la Divina Presencia, que es Dios y que se encuentra en nuestro corazón como la Llama Trina, que es la causante de mantenernos vivos, la vida es sagrada, Dios está en él, cometer un suicidio es como atentar un crimen contra Dios. Es lo peor que una persona puede hacer.

La persona que se suicida, no resuelve nada haciéndolo, puesto que es inmediatamente devuelto a la vida (reencarnación) y no tiene oportunidad de ir a los retiros etéricos o de luz a aprender las lecciones necesarias para poder triunfar en la nueva reencarnación, podría decirse es como un castigo, no intencional.  Ya que sin preparación va a encontrarse nuevamente en la misma situación que causó su suicidio, es por eso que se dice que la persona suicida, constantemente repite este acto de suicidio una y otra vez, no sabe cómo salir de este, convirtiéndose en un círculo vicioso. El suicida tiene una mente  perturbada y muchas veces es debido a entidades o almas bajas de luz, que se compenetran y toman control de él, hace de la persona un títere, son las entidades que están a cargo de todas las situaciones y decisiones, en si el suicida es débil de carácter, de bajo auto estima, no sabe lo que está pasando con él y a su alrededor

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *