Categorías
Iluminación

Experiencia cercana a la muerte

experiencia cercana a la muerte

Experiencia cercana a la muerte

Voy a contarles algo personal, muchas veces quiero mantenerlo en secreto, varias veces he experimentado la sensación de la muerte, en otros casos los doctores me han desahuciado, solo me dieron una semana de vida. Tuve una experiencia en la cual estuve muerto. Mi vida ha sido objeto de muchos milagros, yo creo que la vida en si es un milagro, lo que pasa es que no nos paramos a pensar que la vida es un milagro y regalo de Dios. A la edad de 8 años experimenté un caso cercano a la muerte, mis padres tenían terrenos, como es costumbre en mi pueblo, todos los niños ayudan a sus padres en el campo. Un día después de haber laborado arduamente, era la hora del almuerzo; una vez terminado de almorzar, me ofrecí voluntariamente a lavar mi plato y fui a hacerlo en una acequia grande, podríamos decir que es un brazo del río que lo desvían para que rieguen cierto sector de los sembríos.

El plato con el contacto del agua se volvió muy resbaladizo, éste se me escapó de las manos, como primer impulso quise agarrarlo lo cual mi cuerpo se venció perdí el equilibrio y caí al agua, la misma que tenía una corriente torrentosa, de pronto existió una oscuridad que duró por cierto tiempo, luego una luz centellante opacó mi vista, de pronto yo me convertí en observador de todo lo que estaba sucediendo, como si estuviera viendo una película, veía personas corriendo en diferentes direcciones, gritos, llantos, caos, desesperación, otros se tiraron a la acequia tratando de buscarme en el agua sin ningún resultado. De pronto me vi flotando en el aire, luego como indicándoles y dirigiéndoles hacia donde yacía el cuerpo físico inmóvil, intentaron resucitarme pero sin resultado positivo, una y otra vez lo hicieron desesperadamente hasta que por fin mi cuerpo respondió, vi como mi cuerpo se convulsionaba, arrojando constantemente agua por la boca, logré volver a la vida.

Este secreto lo mantuve por muchos años, hasta que un día me animé y le pregunté a mi madre, ella se sorprendió; primero porque fue un caso insólito, algo que no debería suceder; puesto que no podemos creer que una persona pueda resucitar, nuestra iglesia lo negaría rotundamente; luego que era una edad tierna, quien podría creer que a la edad cuando esto sucedió y después de muchos años; alguien podría acordarse de un pasaje ya olvidado. De todas maneras, mi madre me dijo primero ¿Quien te lo dijo?, Yo le conteste: ¡Mamá, siempre lo supe! ¡Pero quiero asegurarme si fue como te lo estoy contando! Ella afirmó que así fue y solo se tranquilizó cuando le expliqué de mi experiencia, la salida del alma de mi cuerpo cuando este estaba ya sin vida; por supuesto no quiso creer esto último ¿qué mi alma salga de mi cuerpo?, puesto que tampoco aceptaba este milagro. Debo mencionar, no sé por qué yo no experimenté el viaje a través del túnel oscuro y luego llegar al otro lado de él, o es por mi tierna edad que no fui capaz de experimentar dicho acontecimiento, la completa oscuridad y luego la luz centellante reemplazaron al túnel oscuro y al otro lado donde muchos hablan maravillas por lo esplendoroso que es, hasta el punto que muchos no quieren regresar; cuando se les incitan a estos a volver al cuerpo físico. El lugar es especial, donde seres de luz sienten un gran amor por el recién llegado y le brindan un amor único; porque ellos son eso, amor divino.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *