Categorías
Iluminación

El alma va al escalón que le pertenece

el alma va al escalón que le pertenece

El alma va al escalón que le pertenece

Sucede lo contrario, cuando esta alma en lugar de ir al plano etérico o de luz,  va al plano astral o de oscuridad. Según esto, va al escalón que le pertenece y es responsable de adquirir la maestría necesaria para redimirse. Pues, todos tienen la capacidad de cumplir con el plan divino, debido a la oscuridad y densidad es difícil para estas almas lograr su cometido, especialmente si se encuentran en el escalón que podríamos llamar infierno, donde Satanás y Lucifer prácticamente fueron dueños de este escalón. Digo fueron dueños, porque ellos fueron objeto de pasar a la segunda muerte, lo que quiere decir que sus almas fueron desintegradas definitivamente.

Pero sabemos que Dios es maravilloso, misericordioso, solo pide y desea que estos seres se arrodillen delante de Él, le pidan perdón (Dios es perfecto, no es tan exigente como nos han enseñado y hecho creer); pero estos empecinados se negaron rotundamente y por ende su destrucción total. No quiero tocar más sobre el plano astral, porque siempre quiero poner énfasis en lo bueno, positivo, maravilloso, no en lo malo, negativo y desastroso. El alma está constantemente saliendo del cuerpo, especialmente de noche cuando los seres divinos nos llevan a los retiros espirituales. También el alma sale del cuerpo cuando la persona tiene experiencias cercanas a la muerte, en estos casos el alma sale del cuerpo y es transportada a otras dimensiones.

Pero luego es devuelto, puesto que todavía tiene que cumplir con su misión en esta vida, luego al volver esta persona se encuentra así misma, es como que le están dando otra oportunidad, de pronto la vida tiene diferente sentido, ve la vida desde otro punto de referencia, empieza a enmendar errores y es más espiritual. Sabe que la muerte no es el final, que la vida continúa, por lo tanto ya no teme más a la muerte. La vida y la muerte son nada más que unión y desunión del alma del cuerpo físico. La muerte es nada menos que el renacimiento en el mundo del más allá, del mismo que anteriormente hemos venido a la vida. El reino de la muerte o transición, es un reino más sublime.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *