Categorías
Iluminación

La muerte es solo un cambio de estado a otro más sutil

la muerte es solo un cambio de estado

La muerte es solo un cambio de estado a otro más sutil

Aun cuando se ha comprobado con muchas pruebas, que en cierto modo, la vida sigue después de la muerte, que esta es solo un cambio de un estado a otro más sutil, a pesar del acertamiento creciente del concepto de la reencarnación, todavía acogemos la transición con temor e incertidumbre. Es un acontecimiento trágico en el cual gastamos innecesariamente
energías de congoja y sufrimiento, hasta el punto que muchos muestranque realmente les afecta su salud. El miedo a la transición, es el temor a la desaparición completa de nuestra identidad, ataca a nuestra creencia íntima de mortalidad. Deberíamos aceptar que somos seres inmortales, que no podemos ser destruidos, solo nos hemos transformado a un estado diferente de identidad y al hacerlo el temor a la transición se desvanecerá. La vida y la muerte son facetas repetitivas en nuestro camino ascendente al elevamiento espiritual, siendo la transición un pequeño obstáculo o pausa que detiene momentáneamente el proceso ascendente hacia nuestra libertad final.

En el proceso de la transición, en ciertos casos el cuerpo físico empieza a manifestar deterioramiento con sucesivos ataques cardiacos, el alma empieza a recoger toda la energía del cuerpo físico, va y vuelve del cuerpo inferior físico al cuerpo inferior etérico, esto puede tomar cierto tiempo, dependiendo del estado anímico del paciente. Muchos están aferrados al plano físico o material, ocasionando que la transición sea más suave o violenta, en él reflejan las pasiones escondidas de angustia o felicidad. Es el momento donde debemos ser serenos, esperando tener una transición con gran aceptación y con un elevado nivel de conciencia. No debemos preocuparnos por lo que nos espera, ya que todas las experiencias buenas o malas, crearon nuestras alegrías o sufrimientos durante nuestra existencia en la vida y a eso podríamos llamar infierno.

El proceso es simple, cuando el que va a hacer la transición de pronto si tenía intensos dolores cesan de ocurrir, este dolor se convierte en éxtasis sublime y con gran serenidad acepta estar listo para hacerlo, no sin antes haberle puesto los santos óleos, que es nada menos que el proceso de recoger la energía y luz restante de siete puntos importantes llamados chakras. Al mismo tiempo que se cierra estos siete puntos principales, esta  luz regresa a nuestro Padre Celestial, para que no sea usado por entidades que siempre están rondando alrededor de hospitales, donde saben que la muerte impera y muchos de ellos no lograrán recibir los santos óleos. Cuando la persona está dejando de existir, se queja de tener frío, siente escalofríos, pide que se le cubra más, la energía o luz empieza a retraerse primero por los pies, sube hasta el cuerpo y por último en la cabeza; este recogimiento de luz y energía hace al paciente que sienta la sensación de escalofríos porque es el proceso de adquirir el fuego sagrado de nuestro cuerpo que era el encargado de mantenernos con vida.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Una respuesta a «La muerte es solo un cambio de estado a otro más sutil»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *