Categorías
Iluminación

La vida individual está expandiéndose incesantemente

la vida individual

La vida individual está expandiéndose incesantemente

La vida es una progresión perfecta, es interminable y sin fin donde siempre estamos expandiéndonos. En la vida espiritual, poseerás la memoria de tu estadía en la tierra, esto te hará recordar sobre la continuidad de tu vida individual, la cual siempre está expandiéndose incesantemente. Dios es infinito, tú también lo eres y nunca en la eternidad tus virtudes y valores que existen dentro de ti serán agotados, es así como eres de maravilloso. El apóstol Pablo dijo: “También hay cuerpos celestiales y cuerpos terrenales, pero la gloria del cuerpo celestial es una y la gloria del cuerpo terrenal es otra. Así como hemos nacido con la imagen terrenal, también tendremos la imagen de lo celestial” [1 Corintios 15:40-41]. Pablo se está refiriendo que todos los hombres son inmortales y que la muerte no existe.

Cuando el niño nace a la vida, adquiere la forma de un niño pero realmente es Dios que viene desde lo alto, con la apariencia de un cuerpo terrenal y cuando este vehículo deja de funcionar adecuadamente, regresa al plano espiritual con las vestiduras de un cuerpo espiritual, lo único que lleva consigo a esa otra dimensión de vida, es su estado de conciencia que trasciende como conocimientos y experiencias de la vida. Todos nosotros hemos nacido en el plano físico, que está limitado por el tiempo y el espacio, pero también tenemos que usar la imagen de lo celestial, o sea que algún día seremos capaces de tener el cuerpo espiritual.

Cuando uno llega a su nueva mansión, es recibido por amorosas manos como cuando lo hicieron en la tierra. Es amado y guiado, lo que es verdad en un plano es verdad en todos los planos de nuestra existencia; porque Dios es amor. “Así como es en el cielo, lo es también en la tierra” [Lucas 11:2]. Nuevamente se reunirá con sus seres queridos, lo que hizo en la vida terrenal lo reproduce en la vida espiritual; la única diferencia es que se está viviendo en un plano con frecuencias espirituales, donde no existe ni el día ni la noche, ya que se carece del concepto del tiempo y al ir a reposar; la mente sigue trabajando arduamente porque carece de las nociones del tiempo. Lo único que nos separa de este plano es su frecuencia, las vibraciones son mucho más elevadas. A nosotros nos han hecho creer de la existencia de la muerte, lo cual es una falsa creencia que debe ser eliminada de nuestra mente; ya que nuestra existencia va más allá del tiempo y espacio. Hoy estamos viviendo en la dimensión física o material, verdaderamente estamos viviendo en todas las dimensiones; ya que Dios vive infinitamente dentro de nosotros por toda la eternidad. La muerte es una gran llave de oro que abre la puerta gloriosa del recinto más hermoso de nuestro Padre Celestial.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *