Categorías
Iluminación

La muerte no existe.

la muerte no existe
La muerte no existe

Muchos miles de años atrás, Job preguntó: ¿Si un hombre muere, vivirá él de nuevo? [Job 14:19]. Desde entonces dicha pregunta se han hecho innumerables veces y se han obtenido respuestas variadas, la mayoría lejos de la realidad. La verdad es que no existe la muerte desde el punto de vista espiritual. Dios es vida y esa vida es nuestra vida, ahora. La vida o Dios, no tiene principio ni fin, porque el hombre sigue siendo vida, o sea es la manifestación de Dios, como consecuencia no puede morir. Nosotros siempre tendremos un cuerpo, porque el hombre es cuerpo ya sea físico o espiritual, el mismo que solo es un vehículo para expresar la existencia de la vida ya sea corporal o espiritual, cuando este vehículo o cuerpo en lo físico no sirva más, es dejado de lado. Entonces el alma misma consigue un nuevo cuerpo, pero espiritual. No debemos considerar la muerte como el fin, más bien pensemos como un nuevo comienzo y que será de gran abundancia. Debemos desechar de haber perdido algo, por el contrario de haber ganado. En lugar de creer que hemos departido, pensar que nos hemos reunido con nuestros seres queridos. Eliminar la creencia de que nos estamos alejando, ya que estamos regresando a nuestra verdadera casa. Ver a lo que el hombre llama muerte, como la expresión de una nueva vida.

Es increíble que algo tan universal como la muerte sea considerado como algo malo, como algo detestable. Nosotros admitimos el renacimiento, resurrección, reciclamiento de los animales, plantas, aguas, estaciones del año, pero nos quedamos extáticos cuando se trata de las mismas experiencias en el hombre. Debe considerarse que es vida en proceso de ciertos cambios. Cuando uno pasa a otra dimensión de vida, tiene el completo uso de sus facultades mentales y de memoria. Reconoce un nuevo ambiente, amigos, conoce nuevos amigos y también es reconocido por otros. Va a entender, ver, comprender, conocer, aprender y evolucionar en su nueva faceta de vida. La muerte es más que un final, realmente es un comienzo nuevo, ya que cuando algo termina, siempre empieza algo nuevo, es la entrada a una nueva dimensión de vida, que es caracterizada como la expresión máxima de libertad.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *