Categorías
Iluminación

Hablar de la muerte, es un instantáneo malestar

hablar de la muerte

Hablar de la muerte, es un instantáneo malestar

Si nosotros vamos a la raíz de la materia, es nuestro concepto acerca de la muerte; la que decide nuestras respuestas a todas las preguntas que la vida posee. Hablar de la muerte, la respuesta es casi siempre la misma, no importa la edad o condición del escuchante; es de un instantáneo malestar. ¿Porque tanto desconsuelo por una simple palabra? ¿Porque levantar los hombros con desagrado, cuando hablamos de la muerte? La mayoría de las respuestas es por temor a lo desconocido.

En la cultura Occidental, la muerte es dramática y fatal, en nuestro Cristianismo, se habla de una muerte física y no espiritual, mucha gente teme y vive aterrada, desesperada con la muerte, cuando la muerte es algo natural, es un proceso que tenemos que pasar para re-enfocarnos en nuestra misión divina. La muerte, es la última cosa que nos puede pasar, es parte del majestuoso río de la vida, que es el espíritu de Dios, donde la corriente fluye sin interrupción y de vez en cuando aparecen burbujas, estas se desintegran en el aire en este gran río, estas burbujas son consideradas como la muerte desechada, por nuestras decisiones de querer seguir viviendo, a pesar a que casi lo dimos todo pero en el último segundo nos arrepentimos y seguimos el curso de nuestra vida, como Dios lo desea, ya que esta con todos sus altibajos es digna de seguir viviendo, nos enaltece. El río sin cesar sigue su curso y estas burbujas aparecen de vez en cuando. Esas son las muertes desechadas de que hemos sido objetos desde nuestra creación, el gran río es la vida eterna que nunca muere, sigue su corriente hasta que llegue por última vez a ese mar inmenso e infinito que es Dios, así logrando su perfección donde no habrá más muerte puesto que regresa al Padre, donde todo es eterno e imperecedero.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *