Categorías
Iluminación

Para muchos, la muerte es el foco central de su existencia

para muchos

Para muchos, la muerte es el foco central de su existencia

Desde el comienzo en que la historia empezó a registrarse, nosotros hemos celebrado el nacimiento y lamentado la muerte. Esto indica la importancia que todos ponemos a la vida física. Hemos creado una impresión, para nosotros mismos que la existencia comienza con la entrada y termina cuando salimos de este planeta. Justamente, como cuando el hombre creía que la tierra era el centro del Universo y todo giraba a su alrededor, parece que hoy en día muchos perciben la muerte en la tierra como un foco central de nuestra existencia.

Solo unas décadas atrás; se reconocía y ridiculizaba la teoría de la relatividad, física cuántica, biología molecular y radio astronomía, como una fantasía, ocultismo o superstición; hoy en día todo esto es una realidad. La reencarnación, la vida después de la muerte, la vida eterna del espíritu es reconocida y ridiculizada hoy como una fantasía, superstición o misticismo; ¿no será que también posteriormente todo esto sea aceptado como una realidad?. ¡Veremos!. Los dos mundos, el mundo material de la ciencia y el mundo etérico del espíritu han permanecido separados hasta ahora. Si el hombre consiste en ser solo cuerpo físico; debe buscar y entender las conexiones entre el ser real que es invisible e intangible y el ser de afuera que es materialmente visible y tangible.

Viéndolo desde este punto de vista, la pregunta es: ¿A dónde va el cuerpo físico tangible cuando deja de existir? Esto se convierte en un enigma. La respuesta que nos dan es, tierra somos y a ella regresamos. Desdichadamente, muchas religiones sumen los hombros cuando escuchan que la muerte y el más allá es solo misticismo. Es posible que estos nos han conducido a creer que esto es necesariamente una mentira, por ende debemos re-examinarlo. Espiritualmente hablando, lo que llamamos muerte se le considera como una transición, de una vida física a una espiritual. Decía Jesús: “El espíritu es eterno, nunca muere”, la muerte no existe, este cuerpo que lo hemos usado por varios años, ya cumplió s u misión en la vida física. Podríamos considerar que nuestro cuerpo se asemeja a un traje o vestido que ha pasado al desuso o viejo, por lo tanto conseguimos uno nuevo.

 

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *