Categorías
Iluminación

Días malos

DIAS MALOS

Días malos

Durante nuestras vidas, tenemos innumerables experiencias de días buenos y de vez en cuando tenemos días malos, es cuando sentimos como que todo el mundo estuviera en contra nosotros, que el caos que estamos experimentando nunca va a terminar, es cuando una circunstancia negativa parece conducirnos a otra. Uno podría sorprenderse en un mal día, si todo fuese correcto nuevamente. Un mal día es como cualquier otro día, este puede ser un gran regalo, nos puede mostrar que es hora de calmarse, cambiar de curso, tomarlo con más tranquilidad o suavidad, nos puede ayudar a coleccionar sabiduría gradualmente, que muchas veces lo hemos tenido por descontado y no lo hemos examinado debidamente. Los malos días ciertamente, pueden ser la causa de experiencias y sentimientos inconfortables, que muchas veces deseamos evadir, pero también puede dirigirnos a algo muy significativo, para aprender acerca de nosotros mismos.

Muchas veces consideramos un mal día, cuando se ha perdido una cita importante, porque su carro se malogró durante el camino, que su refrigeradora se malogró, o que recibió una mala noticia muy temprano por la mañana. Muchas desventuras pueden suceder una detrás de otra, dejándonos vulnerables a nuestra fragilidad, pero los malos días pueden dejarnos con un efecto negativo por mucho tiempo, solo si dejamos que estos influyan en nuestras vidas de esa manera. Cada uno tiene que preguntarse que es lo que podemos aprender de un mal día, su estado puede ser un indicador que usted debe mantenerse alerto, para no dejar que esta negatividad siga creciendo en usted.

Días malos contribuye a convertir a la gente lo que es. Muchas veces nos sentimos desanimados y angustiados por nuestros malos días, pero estos nos pueden enseñar a ser pacientes y perseverantes. Es importante recordar que la actitud siempre debe dirigir su destino y que una mala experiencia, no debe ser el inicio de un constante estado de mala suerte. Un mal día es memorable, porque es uno en medio de muchos días buenos, de otra manera nosotros ni siquiera hubiéramos reconocido este mal día. Debemos saber que todos tenemos días malos, que no estamos solos y no es que todo el mundo esté en contra de nosotros, ya que mañana promete ser un día brillante.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *