Categorías
Iluminación

La vida es el producto de todo lo que ponemos en ella

familia feliz

La vida es el producto de todo lo que ponemos en ella

La vida es simple y placentera, es el producto de todo lo que ponemos en ella, uno tiene la virtud de hacerla feliz, digna o lo contrario difícil, infeliz, miserable, una vida de pobreza, cohibiciones, de hambre e incertidumbre, uno escoge que clase de vida quiere tener, olvídense que Dios nos mandó todo esto, olvídense y paren de culpar a los padres, la sociedad, los gobiernos, aceptemos nuestra responsabilidad de una vez por todas, tú tienes la palabra que clase de vida quieres tener, puesto que uno es la manifestación de Dios, nuestra palabra como la de Dios se hará realidad si no hay duda y temor.La vida de cada persona está basada en el concepto inmaculado de Dios, que todo lo creado es muy bueno, nosotros somos ese producto. Sucede que nuestras vibraciones son el barómetro de nuestra, nosotros siempre estamos atrayendo a personas a nuestra imagen y semejanza.

Por ejemplo hay un hombre nacido en determinado País y una mujer nacida en otro, ambas vibran en determinado sentido, estos viajan, se conocen, luego se casan y son felices juntos. Hay otro hombre y otra mujer nacidos en determinados lugares, ambos vibran por igual, se encuentran, tienen afinidad tanto el uno como para el otro, deciden casarse y son infelices en el matrimonio, se separan y luego se divorcian. Estos siguen vibrando de la misma forma, las posibilidades que estos atraigan a otra persona que vibre igual que la persona con la que fracasaron son muy grandes, se juntan y fracasan, posteriormente atraerán a otra persona igual a la primera y fracasarán nuevamente, luego dicen que no tienen suerte en el amor, en la vida, que sus vidas conyugales son un fracaso, en fin lleno de hijos (en muchos casos de diferentes padres) se lamentan. El ciclo de fracaso se repite una y otra vez, constantemente.

Vemos que vibran con bastante afinidad, casi exactamente en ambos casos, una pareja tiene éxito y la otra fracasa. Sabemos que atraemos a personas como somos nosotros, por eso el alcohólico atrae a otros alcohólicos, los drogadictos se juntan entre ellos, ciertas personas tienen un vínculo, objetivo común y pertenecen a la misma religión. Vibran en determinado sentido que tiene que ver con el estado de conciencia de esas personas. Los que tuvieron éxito en el matrimonio tienen una conciencia superior, más elevada. Los que fracasaron tienen una conciencia no tan elevada aunque buenas personas en sí.

Vimos que la gran mayoría de nuestros padres, sin intención, nos programaron en cierto modo para no tener éxito en la vida (así también ellos fueron objeto de una programación errada e incorrecta) mientras estas personas sigan vibrando de la misma forma como cuando fracasaron, seguirán cometiendo el mismo error de atraer a la persona equivocada, ¿Qué debemos hacer? De-programarnos primero, eliminando la información equivocada y programarnos de nuevo ¡Fácil es decir, que hacer, dirían ustedes! La persona debe cambiar poco a poco, sin poner presión así misma, si es posible moverse a otro barrio o ciudad, pensar, vestirse diferente, usar un vocabulario positivo (pensar antes de expresarse), frecuentar lugares que no se asemejen y recuerden a su vida anterior.

Extraído del libro»Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *