Categorías
Iluminación

El planeta tierra no es nuestro verdadero hogar

el planeta tierra

El planeta tierra no es nuestro verdadero hogar

Este planeta tierra no es nuestro hogar, no es de este plano, está situada allá donde existe armonía y perfección, solo estamos de pasadita, de viaje. Así como de la casa de uno en la tierra vamos a laborar, a hacer compras, de paseo, a la escuela, etc., así también del hogar verdadero que está en el plano etérico, estamos constantemente viajando a diferentes dimensiones y muchas de estas son a nuestro planeta tierra, por supuesto no lo recordamos, pero estas pasadas experiencias o vidas anteriores están almacenadas en el cuerpo inferior llamado etérico o de la memoria.

El plano etérico y el plano físico, están entrelazados, hasta el extremo que Jesús constantemente podía pasar del uno al otro sin ninguna dificultad. Era costumbre para Él entrar y salir de un plano al otro, como si realmente estuviera en un solo plano, en su casa. En el plano espiritual no existe ni el tiempo ni el espacio, (creación de la conciencia humana) lo que nos parece una eternidad a los miles de años, que estamos viajando a este planeta y a otras dimensiones, en el plano espiritual son segundos o un abrir y cerrar de ojos. Ellos están regidos por leyes perfectas, no existe el libre albedrío como en el plano físico, ellos trabajan arduamente, todo es mental, unos a otros pueden “ver” lo que están pensando, la comunicación es mental y no hablada, por consiguiente el elevamiento espiritual (para aquellos que lo necesitan) es lento y monótono, es por eso que ellos deciden (con el visto bueno del Concejo Kármico) reencarnarse puesto que el aceleramiento es rápido y eficaz.

Lo único que puede suceder, una vez que adquieran el cuerpo físico, muchos de ellos se olvidan, cual fue la misión en esa vida, todo depende del nivel de conciencia que obtuvo antes de venir a esta y fue ocasionado por el elevamiento espiritual obtenido en vidas pasadas. Muchos de ellos recuerdan su misión en la vida y logran ser Santos y Santas, otras no recuerdan y cometen errores que no deberían, puesto que para eso fueron entrenados en el plano espiritual. Cuando el alma se ha elevado tanto y ascendido, permanece en los escalones más altos del plano etérico, de donde sigue ayudando a otras almas que están en el proceso de reencarnación en el plano físico.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *