Categorías
Iluminación

En el plano etérico, donde el alma reside, no existe lo maligno.

EN EL PLANO ETERICO

En el plano etérico, donde el alma reside, no existe lo maligno

Existen almas que nunca han experimentado la forma física, a estos se les llama seres angelicales, quienes han escogido aprender a través del servicio a la humanidad y como consecuencia a Dios. Ahora las almas encarnadas en el hombre, pueden ser contactadas mediante la meditación y oración, esto se hace teniendo contacto con el ser real superior que a veces es esa voz interna que constantemente está en comunicación con nosotros pero que no es escuchada debido a nuestra densidad. El hombre puede escuchar dicha voz interna cuando haya elevado su conciencia, pero sobre todo si el deseo es sincero y fuerte. En el plano etérico o espiritual, donde el alma originalmente reside, no existe lo maligno. Cuando el hombre está en armonía con el alma crea pureza y si no lo está crea lo maligno, imperfecto e inclusive crea seres diabólicos, en este caso son los hijos de Dios quienes están creando dichas aberraciones y no Dios.

El alma está unida a nuestra individualidad física mediante la conciencia del alma. Hemos dicho que el alma puede ser contactada mediante la meditación y oración. La meditación debe ser el enlace de la oración, ya que esta puede llegar más rápida al ser superior interior, la meditación debe preceder siempre a la oración para que haya más efectividad. Nosotros tenemos dos elementos de conciencia, el consciente y el subconsciente, cuando meditamos unificamos estos dos elementos y luego de unificados, la oración contactará fácilmente al alma. Dentro de cada uno existe el poder del ser superior divino, es por eso que se dice que el reino de los cielos está dentro de ti.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *