Categorías
Iluminación

Estamos en las vísperas del despertar de la conciencia universal

estamos a visperas de ver la luz

Estamos en las vísperas del despertar de la conciencia universal

Muchas veces cuando el alma se ha alejado muy lejos del Creador, en su viaje de experimentación, esto causa cierto malestar al alma, como producto de su insatisfacción divina, Dios pone cierta dosis de desaprobación en la conciencia del ser humano, para que reaccione y vaya a su interior donde radica el ego humano que lo hace esclavo de su miseria, espera que reaccione y logre deshacerse de este ego y al hacerlo, el hombre empiece su camino de vuelta, para reencontrarse nuevamente con su alma y reintegrarse con su ser divino. Ahora estamos en las vísperas del despertar de la conciencia universal humana, que está buscando una unión con el alma para que juntos logren la ascensión, este deseo de regresar a nuestro Creador es alimentado por el espíritu, el mismo que es la conciencia de Dios.

Hoy es el tiempo en que el alma se reúna con su ser Superior, su divina Presencia, con almas superiores. Nuestro Padre Celestial, está emanando rayos de luz cada vez más intensos hacia la humanidad, para lograr su despertar espiritual y que esta encuentre su verdadera esencia divina y real. El alma es un pequeño átomo de energía que da vida y está ubicada en una cámara especial dentro del corazón como la llama trina, está recibiendo hoy en día más dosis de energía y luz procedente de nuestro Hacedor. El corazón es la sede del alma, es donde vive, el alma se comunica con la persona por medio de los cuerpos inferiores mental y emocional, con el cuerpo inferior emocional por intermedio del corazón y con el cuerpo inferior mental por intermedio de la glándula pineal, está buscando de irradiar más luz constantemente, para lograr que las vibraciones humanas sean activadas y al hacerlo el individuo obtenga un conocimiento más profundo de su ser, tanto físico como espiritual.

El ser humano para venir al plano de la existencia física, primero aceptó el desconocimiento de su procedencia divina, es así cuando aparece en el mundo físico, lo hace con plena ignorancia de su origen y logra crecer y aprender en él junto con los demás viajeros de la vida, las vivencias experimentadas que luego se convierten en conocimientos, que le ayudarán en su estancia en el plano físico. Muchos creemos que la vida es una carga muy pesada, más bien es una experiencia. La carga se puede decir que es una ilusión creada por el hombre, la que está mezclada de tristezas y alegrías. El deseo del alma es aprender, experimentar y saber todo lo que existe. La lección final debe ser el amor y esto se comprende mediante la experiencia, donde el alma se integra con otras almas y todas juntas y unidas harán uno con Dios. Si el hombre escoge amar a Dios, entonces debe tener el valor de amarse así mismo como consecuencia.

Extraído del libro «Conciencia espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *