Categorías
Iluminación

El Plano Etérico

el plano eterico

El Plano Etérico

El plano etérico es real, existente y la vida cotidiana es exactamente a la nuestra. Allí se labora arduamente, existe grandes ciudades, universidades, bibliotecas, edificios, bosques, ríos, mares, paisajes que son difíciles de describir, etc. La hermosura de todo, no tiene paralelo y es exquisitamente maravillosa. En el plano etérico existen los retiros etéricos que son ciudades de luz que están en la dimensión superior de la materia. El plano etérico es experimentado a través de los sentidos del alma en una conciencia y dimensión espiritual más allá de la conciencia humana.

No se podría describir con palabras, no existe el vocabulario adecuado para narrar lo existente y lo que ocurre en ella. La gente (seres sin cuerpos físicos) puede construir su casa usando sus facultades mentales o manualmente, puede construirla como cree conveniente, usando el más detallado gusto para su satisfacción, esto es reminiscente al plano físico. Todo es perfecto, en armonía, amor y dulzura. En el plano etérico hay gran actividad, están concentrados en analizar lo que lograron y no lograron en vidas pasadas, existe un orden y planificación, se labora intensamente en grupos, los mismos que se dedican a apoyar a la evolución humana y a otros sistemas diferentes a las de la tierra donde se manifiesta vida.

El plano etérico es muy hermoso, donde existe la complementación de unos a otros, además de mucho amor y paz. Se pone mucho énfasis al servicio y apoyo hacia los demás, especialmente si proviene del corazón, ya que estos significan tesoros en el cuerpo causal. En este plano como en la tierra el servicio es de gran importancia, porque es uno de los caminos más rápidos para la evolución del alma, pues ayuda al que sirve, especialmente si es producto de la pureza del individuo, puesto que ayuda con mayor capacidad a la humanidad sedienta de luz. La humanidad debe buscar de servir más, porque es mejor servir que ser servido, el servicio unido al amor debería ser las acciones preponderantes de la gente.

En el plano etérico, se come, se bebe y se vive como en la tierra, la diferencia está en que las bebidas son como la esencia más pura de las frutas y vegetales, las comidas son diferentes a las de la tierra, ellas no causa densidad como las existentes en la tierra. Existe de vez en cuando banquetes fabulosos, donde las comidas son de una exquisitez formidable, no se le da preponderancia al deseo de comer, pero cuando se hace, se disfruta enormemente, ya que éste es como un rito en la vida cotidiana espiritual.

El reino espiritual o etérico es mucho más complejo, magnífico y esplendoroso, más de lo que nosotros pudiéramos imaginarnos. Existen diferentes escalones, pues todas las almas, no pueden ir al mismo lugar, puesto que hay diferentes clases de almas que han tenido diversas misiones y por ende han alcanzado diferentes niveles de elevamiento espiritual. Todas las almas no podrían ir al mismo nivel espiritual, etérico y astrales. En el plano etérico existe variados niveles con distintos retiros etéricos, los cuales están regidos por Maestros Ascendidos o seres divinos de gran sabiduría, amor y comprensión. En el plano astral también existe un gran número de escalones, donde está incluido el infierno, en dichos escalones, la intensidad de las vibraciones disminuye tremendamente, a la vez vemos que dichas almas poseen una energía negativa. En cambio, en el plano etérico las vibraciones son aceleradas, la energía y luz que irradian las almas son el resultado de su elevación espiritual..

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *