Categorías
Iluminación

Debe haber una alineación vibracional en la naturaleza

Excepticismo

Debe haber una alineación vibracional en la naturaleza

Existe mucho escepticismo en la humanidad, debido al constante estado de destrucción mediante guerras y cataclismos que envuelve al planeta, haciendo que no exista ninguna esperanza que el planeta tierra logre obtener alineamiento vibracional en su naturaleza y nos brinde un equilibrio conductivo al amanecer de una era llena de un futuro brillante, pero la actitud de los hombres, seres divinos y Dios hace que estos acontecimientos que estamos experimentando sean un despertar en la conciencia humana, para de una vez por todas entremos en razón y empecemos a trabajar juntos para eliminar todos los conceptos y pensamientos kármicos que constantemente estamos poniendo en movimiento y acción. Nos toca hacer un análisis en nuestro corazón, si vamos a seguir creando el infierno destructor o el cielo prometedor en la tierra, no es tiempo de mantener una actitud pasiva.

El hombre en su naturaleza tiene un poder interno mucho más poderoso de lo que él cree de sí mismo, ese concepto hace del hombre un ser conformista. Este es el momento que esperamos de ciertos seres de luz, que den su iniciativa y se conviertan en elementos importantes que irradien la energía necesaria para mitigar todas las discordias que se está sembrando en la esfera terrestre. Que sus pensamientos sean dirigidos como catalizadores que muevan a la humanidad en la dirección correcta, donde todas las adversidades sean mitigadas. La capacidad creativa del ser debe manifestarse, ya que solo nosotros tenemos la solución, vivir en el infierno de hoy o en el cielo que está a nuestro alcance, tenemos el poder, la fuerza vital, el pensamiento fructífero para hacerlo, cada uno de nosotros tenemos la respuesta, solo debemos decidir cuándo estaremos dispuestos a iniciar la edificación de un porvenir brillante en el ámbito terrenal.

Vemos los representantes que tenemos en las diferentes ramas del gobierno, buscan el poder con el fin de servir a sus intereses personales, muchos de ellos no están interesados en servir a sus constituyentes, pero esto es algo que también tenemos que cambiar y debemos empezar en nuestro interior, debe haber una revolución interna en nuestro corazón con miras a un mejoramiento en el modo de pensar, querer y ver las cosas, cuando logremos esto, empezaremos a irradiar más amor a todo lo creado y como consecuencia tendrá más efecto en los demás, éstos se reunirán y reclamarán a sus representantes que sean dignos de hacer las cosas de acuerdo para lo que fueron elegidos, el cambio de conciencia de la gente tendrá efecto en sus representantes, ya que éstos representan el estado anímico y deseos de sus votantes.

Constantemente estamos buscando la felicidad en lugares donde no se encuentran, muchas veces tenemos la ilusión y creemos que la hemos encontrado, al conseguirlo luego se esfuma y no estamos satisfechos, eso se debe a que estamos buscando la felicidad en cosas triviales y pasajeras. Cuando se busque la felicidad debemos hacerlo donde no nos inflija dolor, duda, ansiedad y culpabilidad. Estos son hábitos bien arraigados en nuestro sistema, que están viviendo por muchas generaciones de vidas y nosotros de la noche a la mañana no podremos eliminarlas, aunque hay excepciones, tenemos que poco a poco ir desarraigando estos malos frutos de nuestra mente y corazón, debemos manifestar la auto maestría que fuimos capaces de demostrar miles de años atrás. Tenemos que usar nuestros conocimientos y sabiduría para forjar un mejor porvenir, hay que conquistar la verdad inscrita en nuestro ser y ponerla en acción, poseemos el potencial para cambiar las cosas hacia un futuro más prometedor.

Extraído del l ibro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *