Categorías
Iluminación

El hombre crea el cielo o el infierno en el planeta tierra

cielo

El hombre crea el cielo o el infierno en el planeta tierra

El hombre con sus decisiones y libre albedrío, está creando el cielo o el infierno en el planeta tierra y es solo el reflejo del estado de conciencia de éste, sigue interpretando equivocadamente las erróneas creencias y supersticiones del pasado que condujo al estado actual de su situación. El cielo y el infierno, no es un lugar desasociado del hombre, no está arriba o abajo o fuera de él, está dentro de él, no es el lugar donde después de morir o hacer su transición va a rendir cuentas de su buen o mal comportamiento, es el estado a que es merecedor conteniendo consigo el historial completo de todas las decisiones buenas o malas hechas en las vidas de su existencia.

El alma después de pasar al plano espiritual, lleva consigo dichas experiencias y en el plano espiritual no termina su cometido, por el contrario es parte de su continuo viaje a diferentes dimensiones, que siempre empieza ya sea en el plano físico o espiritual. Cuando el alma llega al plano físico procedente del plano espiritual, llega imbuido de gran sabiduría, radiante de luz y amor que puede usarlo para crear un mundo ya sea angelical o infernal, esto depende de las expectaciones que quiera crear, pero esto se hará realidad en la forma o materia.Podemos decir que el infierno es la consecuencia de las experiencias ocasionadas desde la caída de la conciencia humana, hace miles de años atrás. El hombre está viviendo en la ilusión de un mundo irreal, donde prevalece el miedo, el temor, la duda, la vergüenza, la superstición, la culpa y el concepto equivocado que no es merecedor de dicha, paz, felicidad, amor y abundancia en su vida. Ha dado cabida para ser manipulado por aquellos que en cierto modo él aceptó como sabios, los mismos que por miles de años han estado a cargo de ordenar lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer, logrando así controlar y poseer el poder de cómo actuar en cada una de sus vidas, convirtiendo a las masas creyentes de una idea errada de su ser, al mismo tiempo preso en su mundo de ilusión.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *