Categorías
Iluminación

Eliminar el viejo yo

viejo yo

Eliminar el viejo yo

Es como eliminar el viejo “Yo”, darlo por muerto como podría decirse y una nueva persona, radiante, positiva, feliz, llena de paz y vida, nació nuevamente para conquistar a lo que verdaderamente vino a hacer en esta vida. No quiero decir que es fácil realizarlo, no quiero quitarle mérito e importancia, de ninguna manera, pero todo depende de uno y nada más que de uno. Puedes modificar esta meditación de acuerdo a tus necesidades, lo que quieras modificar, eliminar y conseguir en ti, salud, riqueza, amor, paz, todo lo que quieras conquistar es posible, siempre y cuando vaya de acuerdo con el cumplimiento de las leyes cósmicas y divinas de Dios. Aprende a meditar diariamente.

En este mundo lleno de ruidos, constantemente nos encontramos buscando paz en algún lugar, sabemos que hay lugares sagrados donde encontrar paz, pero no necesitamos ir a estos lugares para encontrarla. En lugar de esto podemos aprender a entonarnos con nosotros mismos, con nuestro niño interior y localizar la semilla de paz dentro de nosotros y cultivarla hasta que crezca como una fuente de serenidad y logremos tener siempre acceso sin importar el lugar donde nos encontremos. Experimentamos paz cuando nuestro estado mental está en calma y serena y así es muy frecuente que nos permitimos estar libre de ansiedad. Consideremos este estado como un primer paso para tener paz interior, no se tiene que esperar toda la vida y resolver todos los detalles de nuestra vida para experimentar paz, si es así nunca se sentirá paz puesto que siempre habrá algo que su mente grabará y al hacerlo creará ansiedad.

Es importante que conscientemente pongamos de lado nuestras preocupaciones y hacer tiempo para cultivar nuestra paz interior. Idealmente, usted puede hacer tiempo diariamente a una hora específica para meditar en paz y experimentar como se siente cuando está calmado y sereno. Se necesita práctica para aprender como desprenderse de sus preocupaciones, para lo cual tiene que darse un tiempo determinado. Tenemos también que aprender a respirar para así mediante esta logremos calmarnos.

Como ejercicio, cuando esté caminando respire lenta y profundamente y al exhalar vea como sus preocupaciones y ansiedades se van disipando. Quiero decirles, que cada vez que estamos respirando, a la vez estamos inhalando junto con el oxígeno una energía denominada “prana”. Este concepto es empleado en los conocimientos orientales, usados especialmente en el yoga. Esta es una energía espiritual que nos da vida. Cuando respiramos, no solo estamos introduciendo oxígeno en nuestro cuerpo, al mismo éste está mezclado con una energía cósmica que nos permite vivir. Esta a la vez sirve de conexión con el Ser Supremo. Cada uno de nosotros tenemos la capacidad y facultad de tener comunión con dicho ser.

En realidad, nosotros no podríamos existir y vivir sin ésta energía, ya que es un alimento espiritual que necesitamos para que el soplo de vida siga en vigencia. Recuérdese así mismo que pronto todas las ansiedades serán resueltas pero por lo pronto está tomando un pequeño descanso o pausa. Cuando sus pensamientos de preocupación se van disipando, empezará a sentirse más sereno. Cada vez que inhale, su estado de conciencia irá a un estado más profundo y al conseguirlo, tendrá el poder de liberarse de la ansiedad, por el simple hecho que usted ha decidido que así sea. Entre más practique estar en paz, más fácil será para usted obtener y sentir esa paz.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *