Categorías
Iluminación

Vivir agradecidos

vivir agradecidos

Vivir agradecidos

Quiero contarles algo que me pasó, cuando llegué a Chicago, después de cierto tiempo, empecé a sentir los efectos de una alergia conocida como el “hay fever” (alergia al heno, grama, etc.) a medida que iba pasando el tiempo, esta se iba empeorando. Es curioso, antes de este tiempo mi esposa sufría mucho de la gripe (esa historia está en decretos) pude diagnosticar y ayudar a ella con su enfermedad, pero no podía ayudarme a mí mismo. Constantemente, estornudaba, los ojos irritados y llorosos, la cara constantemente roja e irritada, dolores de cabeza, cuando tomaba medicina, me afectaban al sistema nervioso, muchas veces estas medicinas tenían efecto hasta cierto tiempo, otras veces no, muchas veces en mi desesperación tomaba sobre dosis de éstas.

Cuando tomaba remedios, me sentía como sonámbulo, autómata, hacía las cosas mecánicamente, una sensación terrible. Un día decidí ir a un especialista de alergias, era una autoridad en ésta rama, era el pionero de enfermedades alérgicas, o sea todavía no sabía y no estaba seguro de lo que estaba haciendo,  me hicieron análisis en los brazos con 360 diferentes muestras de esencias a la que podía ser alérgico. El análisis consistía en inyecciones, cortes en diferentes partes de mis brazos las cuales contenían las esencias a las que podía ser alérgico. Mis brazos en las partes donde me ponían las inyecciones y los cortes con los productos se ponían rojos, irritados e hinchados, esa era la señal de que yo era alérgico; para colmo yo era alérgico a los 360 productos, como broma el doctor me dijo que menos mal que yo no era alérgico a mi esposa, todavía lo recuerdo.

Empecé el programa, el que era muy doloroso para mi cuerpo y para mi bolsillo, constaba en ponerme inyecciones (como le tengo fobia a las agujas). Al principio era bien acelerado, muchas inyecciones, luego iba bajando poco a poco. Lo que hacen en estos casos, es que le ponen al cuerpo todo a lo que uno es alérgico (yo no lo sabía, el doctor no me lo dijo y sí me lo dijo, yo no entendía mucho Inglés). Cuando le ponen a uno esas esencias, lo que quieren obtener es que el cuerpo reaccione, al crear reacción crea anticuerpos que ayudarán a combatir los males, en este caso la alergia, pero que sucede cuando el cuerpo no asimila y no crea anticuerpos, lo que le están haciendo a uno es como si lo estuvieran envenenando. Es lo que estaba sucediendo conmigo, yo me sentía peor que nunca, antes por lo menos podía tomar medicinas para combatir temporalmente mi mal, ahora estaba prohibido hacerlo, querían saber concretamente los resultados y de acuerdo a eso proseguir con mi tratamiento.

Extraido del libro «Conciencia espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *