Categorías
Iluminación

El cuerpo emocional, es el causante de nuestro karma.

cuerpo emocional y karma

El cuerpo emocional, es el causante de nuestro karma

Es el cuerpo emocional, el causante de la mayoría de nuestro karma, es el aspecto posesivo de la persona, el ego sale a relucir constantemente, éste nos desvía de nuestro camino espiritual. El bienestar emocional va decayendo, causando que tanto nuestro cuerpo físico como nuestro cuerpo mental disminuyan en capacidad, ya que existirá un cansancio y confusión que afectará todo tu ser. El despliegue emocional puede ser el causante para que ciertas personas mantengan a las demás controladas a tal extremo, que las emociones son el fruto de la poca valoración de sí mismos, negando a los demás la facultad de raciocinio, lo que equivale a una extorsión emocional con tal de salir con las suyas.

La ley de la atracción hace que estos, atraigan seres como él, lo cual hace de los demás partícipes de la poca auto estima o la valoración negativa de sí mismos. Constantemente están buscando el amor que por supuesto nunca llega, puesto que exige demasiado y al final después de muchas decepciones, concluye que solo es una ilusión difícil de salir. El amor emocional debe estar complementado con la sanidad mental, física y el amor espiritual, estos deben estar en equilibrio para que éste se solidifique y así poder encontrar el ser que siempre se ha estado buscando.

Cuando todos estos cuerpos están en armonía, eres capaz de controlar tus emociones con sabiduría, tu ego poco a poco se va disipando, hasta el extremo de convertirse en un aliado de tu ser. Te reconectas con tu sabiduría divina, empiezas a descifrar el modelo de pensamientos y sentimientos que fueron los causantes de mantenerte aprisionado y controlado en diferentes y muchas vidas pasadas. Tus vibraciones emocionales y espirituales se elevan a medida que tú expresas tu amor por ti mismo y por los demás y al hacerlo existe reciprocidad, recibiendo incondicionalmente éstos en abundancia, observas como estás conectado con el amor divino, reiterando ese amor hacia todo lo creado.

Cuando te encuentras totalmente en tu cuerpo físico, es tu deber de demostrar con ejemplos del alma producidos dentro de ti y volcarlos al exterior. Ahora es el momento de adquirir todos los aspectos fragmentados, creados a través de las distintas cansadas vidas y evoluciones que hemos dejado a lo largo de nuestros senderos exteriores, atraerlos hacia nuestro espacio interior, a la cámara secreta interior de nuestro corazón, donde existe la chispita divina de nuestro ser, que es semejante al maravilloso fuego sagrado de Dios, la misma que significa vida eterna. Desde nuestro Dios Padre.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *