Categorías
Iluminación

Dos de los Cuatro Cuerpos Inferiores

cuerpo emocional

Dos de los Cuatro Cuerpos Inferiores

Si tu cuerpo mental es el que dirige tu vida, tu intelecto está al comando de todas tus acciones y decisiones, convirtiéndote a ti en una persona tenaz, con una firmeza y constancia incapaz de desistir de su propósito, incapaz de conmoverse ni doblegarse. Dentro de esa firmeza, existe la inseguridad de aceptar nuevos conceptos, conocimientos, lo cual hace del individuo una persona que está acostumbrado a vivir en un mundo ya conocido, donde vive atemorizado de tomar nuevas decisiones, que de hacerlo avanzaría enormemente en sus convicciones personales.

Tu cuerpo emocional tiene que alinearse armónicamente con tu cuerpo mental, debe haber equilibrio entre ambos y cuando esto sucede, grandes cambios se manifiestan a tu alrededor, respuestas sin esperar vienen hacia ti y sin saber porqué, conocimientos, experiencias hacen de ti un potencial divino que se encamina a un camino espiritual. A medida que amplificas tu discernimiento, éste se vuelve más agudo y verdades anheladas llegan hacia ti sin mucho esfuerzo, las mismas que al aplicarlas producen cambios inesperados en tu naturaleza como creador, que nunca antes habías imaginado. Empiezas a comprender las leyes cósmicas de Dios, envisionas que tu conciencia va elevándose, acrecentándose y empiezas a aceptar que tu voluntad divina tiene que tener afinidad con la voluntad divina de Dios.

Cuando tu cuerpo emocional está en vigencia, vemos que las emociones salen a relucir y pueden controlar todo tu ser. El cuerpo emocional es el causante por lo general, a que nosotros permanezcamos en el cuerpo físico, en el plano de la materia. Son las emociones las que nos dirigen en la vida, unido al libre albedrío hace de nosotros capaces de hacer decisiones que no van en nuestro beneficio. El cuerpo emocional es el más difícil de balancear, equilibrar, puesto que nuestro estado anímico constantemente está cambiando, logrando en nosotros decisiones que más tarde nos lamentamos.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *