Categorías
Iluminación

Servir a la Humanidad con Amor

arriba es abajo

Servir a la Humanidad con Amor

Todos venimos para intensificar, para magnificar a corazones que anhelan ser libres, corazones que desean demostrar la conciencia de Dios, aquí en este cuerpo, que aspiran enardecer este cuerpo y ser encendidos por las energías del Espíritu Santo; para convertirse entonces, en átomos permanentes en el ser de Dios y regresar a esas octavas en donde existe oportunidad ilimitada para expandirse en las dimensiones atemporales e ilimitadas del Espíritu.

“Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe” [Juan 3: 30], las palabras de Juan el Bautista acerca de la afectuosa estimación que tenía por el Maestro Jesús. Cuando los hombres contemplan la creación y se preguntan cuáles son los propósitos de esa creación, deben comprender que lo que se debe aumentar en el plano de la Materia, es el fuego del corazón y lo que debe menguar es el pecado y el sentido del pecado; en la separación entre el yo exterior y la Fuente.

El progreso y la iniciación del discípulo en el Sendero, será directamente proporcional al aumento de la medida de la llama del Espíritu que está afianzada en la forma. La llama trina de la Vida, vibra en el nivel del Espíritu. Es el punto focal de Dios como Espíritu en manifestación en el hombre, cuya alma todavía ocupa en la actualidad, un punto de contacto en el tiempo y el espacio, que tiene como propósito la realización de Dios como Madre.

El objetivo de nuestra comunicación, es el haceros Uno con Nosotros, en todos los planos del ser. Y el amor que tenemos por la humanidad en evolución, es tan grande que, si fuera posible, entregaríamos la vida misma, para que todos fueran salvados. “Todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mi, la hallará” [Mateo 16: 25]. Así, buscamos realzar la vida de Dios. Perdiéndonos al servir a incontables miles de millones de personas, hallamos que al nutrir los fuegos de la Divinidad aquí abajo, aumenta aquí arriba nuestra vida; como Dios individualizado en el Espíritu.

A medida que vosotros mantenéis el contacto para la jerarquía en la tierra, nosotros aumentamos ese contacto en el cielo. Y todas las evoluciones de Dios – como arriba, así abajo – avanzan en la espiral cósmica de un destino, que estaba ordenado de antemano desde el principio. Un destino que es la libertad de los hijos e hijas de Dios, para escoger ser la expresión múltiple de la llama trina de la Vida.

Yo Soy Vuestro, para la salvación de un planeta y de su gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *