Categorías
Iluminación

Contrario a las recomendaciones.

enfermero

Contrario a las recomendaciones

Ahora quiero contarles de algo que sucedió muchos años atrás en los sesentas, en un hospital en Lima, Perú, en el hospital Dos de Mayo (si bien lo recuerdo) se trataba de pacientes con enfermedades altamente contagiosas, todo el personal de dicho hospital, tenían mucha precaución de usar máscaras, guantes, en fin todos los requisitos necesarios para evitar contagiarse, aún así era imposible contener que los médicos, enfermeras, recepcionistas, empleados, los que limpiaban el hospital, se contagiaran, pero en los periódicos salió un caso muy especial, había un señor que era el encargado de laborar directamente en la morgue, con restos humanos, él diariamente estaba en contacto con cadáveres pertenecientes a estos que en vida habían contraído enfermedades contagiosas.

Contra todas la recomendaciones, el no usaba guantes ni máscaras cuando estaba recogiendo los restos humanos, directamente usaba sus manos para hacer su servicio diario, muchos de estos difuntos no eran reclamados por nadie, por lo que después de cumplir con los requisitos de la ley, él tenía que incinerarlos, la rutina diaria duró muchos años, todo el mundo se contagiaba a excepción de este señor, hasta que por fin murió, pero de causas naturales o sea vejez, no de ninguna enfermedad. Cuando le hicieron la autopsia, le encontraron toda clase de gérmenes, virus, bacterias de todas las enfermedades contagiosas de los pacientes, que inclusive los doctores pensaron que era beneficiosa para el anciano, ya que estos gérmenes tenían combates o batallas entre ellos, posiblemente se eliminaban unas a otras y esto ocasionaba que el anciano no experimentara disconformidad en su vida diaria.

Cabe notar que él no creía en las recomendaciones de las autoridades de dicho hospital, más bien se mofaba y hacía burla por las precauciones impuestas. ¿Qué es lo que estuvo sucediendo? Simple, en cierto modo inconscientemente él se estaba diciendo para sí mismo que nada le afectaría, estaba practicando la inmunidad en su cuerpo, le estaba diciendo a su cuerpo, a ese templo de Dios que aunque en su cuerpo viva toda clase de virus mortales, no les iba a hacer caso y que estos no determinarían el motivo de su muerte, estaba decretando lo que es posible, lo que para otros era imposible, su mente no aceptaba la imperfección, él creó una barrera indestructible de que lo común que pertenece a otros no le iba afectar en su vida, las expectativas negativas de los demás no iban a tener ningún efecto en él, el creó perfección en la imperfección, no escuchó a los demás, solo escuchó al Dios que estaba dentro de él y tuvo resultado, ya que se aisló de las influencias que no le pertenecían.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *