Categorías
Iluminación

Preparación para la reencarnación

mama

Preparación para la reencarnación

La preparación para la reencarnación es un proceso largo y tedioso, existe un procedimiento en la cual se planifica hasta el más mínimo detalle, esto se debe porque esperan que dicho acontecimiento se lleve y termine con el más rotundo de los éxitos, esto en beneficio del progreso, perfección y purificación del alma. Cuando el alma de un ser decide encarnarse (reencarnarse) aparece con parte de su plan divino ante el concejo kármico, estos analizan dicho plan y cuando están de acuerdo, recomienda a este ser a que asista a centros de orientación y tener clases con Maestros Ascendidos, los que aconsejarán y revisarán repetidamente todo lo concerniente a dicha misión para asegurar y conseguir la meta deseada.

Muchas veces se requiere la ayuda de varios Maestros, la preparación puede tomar varios años (años de nuestro calendario). Estos Maestros son pacientes y bondadosos, con gran esmero ponen todo de su parte para ayudar al alma en su tarea de preparación. El alma sabe lo que tiene que perfeccionar en la vida física y cuantas reencarnaciones necesitará para lograr su perfección espiritual final. El alma revisa, explora y examina los pergaminos de la historia del planeta tierra y otros planetas donde la reencarnación es una realidad; revisa sus previas reencarnaciones, lo que logró, lo que no fue capaz de conseguir, para así saber el progreso y evolución alcanzado por el alma; todo esto está almacenado en su cuerpo etérico o de la memoria. Al revisar las historias de los planetas; el alma generalmente siempre escoge para reencarnarse las épocas de mayor inestabilidad, donde hay grandes riesgos y peligros, donde existe la incertidumbre y caos mundial; porque así el alma puede avanzar más rápido y efectivamente.

Cuando presentan su plan divino ante el concejo kármico, es como si estuvieran apostando (como en una subasta), presentando peticiones; cuando, donde, como quieren reencarnarse. Ellos escogen los padres, raza, lugar, ideas socio económico y políticas. Las eras y lugares son importantes para estas almas, entre más peligro, miseria y oscuridad espiritual; mejor, así tendrán mayor oportunidad de aplicar lo aprendido en el plano etérico. El concejo kármico son Maestros Ascendidos que tienen mucho amor y sabiduría. Ellos aprueban las peticiones y aplicaciones de los seres que desean reencarnarse. Aunque cabe mencionar, los seres que están en proceso de reencarnación no necesitan ayuda y aprobación del concejo kármico para hacerlo; optan y recurren a estos grandes Maestros; debido a su gran sabiduría, conocimientos, amor y sobre todo que son seres muy elevados espiritualmente; que ya han logrado su triunfo final mediante la ascensión, lo que estas almas desean obtener con la reencarnación. El concejo kármico con su conocimiento y sabiduría; aconseja al ser que se va a reencarnar, que revise sus planes, decisiones, lecciones aprendidas en vidas anteriores y retiros etéricos. Advierte muchas veces sobre los peligros de determinada reencarnación. Previene al alma muchas veces anticipadamente, cuando al entrar a una nueva vida; este escoge experiencias horrorosas y difíciles de conseguir. Pueden recomendar que en lugar de conseguir lo que se propongan en una vida, lo hagan en dos o tres. En ciertas oportunidades, el alma discute, no quiere escuchar los consejos del concejo kármico y decide reencarnarse de todas maneras. Estos Maestros pasivamente aceptan la decisión del alma, ya que está ejerciendo su libre albedrío. Generalmente esta decisión termina en fracaso, los Maestros son siempre acertados al analizar los planes de reencarnación; no se equivocan.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *