Categorías
Iluminación

Aprendamos a sonreír como un niño

risa de niños

Aprendamos a sonreír como un niño

Antes de ir a dormir, cada noche podríamos meditar y afirmar silenciosamente que tenemos un cuerpo hermoso, con una mente sana, ojos, boca, nariz y piel bellos, con una actitud de niño, el cual es divino y que cada noche es perfecto, luego al amanecer y levantarse podríamos afirmar en voz alta, bueno mi querido (decir su nombre) dentro de ti existe un alquimista (aquél que cambia el plomo en oro puro y brillante) que es la manifestación divina de Dios. En la noche veremos que todas las células tendrán una transformación total dentro de sí mismos, originando un cuerpo espiritual saturado de belleza y amor. Aprendamos a sonreír como un niño, con una dulce expresión de inocencia, debemos cultivar el espíritu de gran humor, tenemos la facultad de crear un ser radiante y maravilloso, con una actitud llena de amor divino.

Dije, le damos importancia, ponemos atención, esto que vimos fue grabado en el cerebro, (mente o computadora) nuestra ansiedad nos hace estar a la expectativa (curiosidad) de ver si habrá más y obtenemos lo esperado, por supuesto que habrá más, no lo queremos, deseamos, pero como un reflejo ahí está, esta computadora no discierne, piensa o analiza, solo reacciona, actúa, no sabe hacer otra cosa. Es nuestra enemiga número uno, podría ser nuestra mejor amiga, la más codiciada, la más anhelada, pero sin embargo, nos está martirizando toda la vida y ella no lo sabe.

Ella eres tú y tú eres ella, inseparable. ¿Quién es la culpable? Digamos que ninguna es la culpable (para suavizar un poco las cosas) porque ambos no sabían lo que estaban haciendo, ninguno discernía y sabía el mecanismo de cómo funcionan las cosas, ahora lo sabes, me refiero a ti que eres pensante, ten cuidado lo que estás poniendo en tu computadora, tienes que poner cosas sanas, que te hagan sentir bien, feliz, satisfecho, tampoco con egoísmo y  narcisismo, se prudente y sabio.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *