Categorías
Iluminación

Vivimos a veces alimentando separaciones.

familia

Vivimos a veces alimentando separaciones

Ella se resistía a la idea de estar con él, inconscientemente estaba poniendo una barrera entre ambos, sin saberlo y notarlo estaba alimentando dicha separación. Un día le dije, en lugar de decir, pensar, creer, imaginar que no va a estar contigo, imagínate que va estar contigo y pronto. Empezó a hacerlo y creerlo con fe. Un día la vi toda sonriente agarrada de la mano con un señor, me lo presentó, era su esposo, somos grandes amigos. Esto se realizó,en solo una semana desde que empezó a decretar, después de muchos años de estar separados. Siempre que sea para algo bueno, decreten y verán los resultados, no me crean por que les estoy diciendo, ustedes tienen que convencerse así mismos. Si ven venir a alguien quien no les cae bien, (pesado, gordo) mentalmente pensar y decir “te quiero” y verás como en ti habrá satisfacción de haberlo hecho, es una liberación indescriptible. Si no lo logras, practícalo y constantemente. Cada vez que odiamos, sin saberlo somos esclavos de lo que estamos odiando y más aún, somos esclavos de nosotros mismos.

De nuestras creencias, nuestro pasado, tradición, algo que nos ha estado haciendo daño por mucho tiempo (minando nuestra mente, vida y corazón) ahora que somos conscientes de lo que nos está pasando a la vez que lo reconocemos, debemos darle su merecido, pero suavecito, paulatina y lentamente, asegurándonos que no estamos dejando nada adrede y tener una excusa para volver a caer en lo mismo, como aquellos que dicen tener una adicción y que es difícil dejarlo. Hoy (no mañana) es el día de nuestra liberación. Tenemos que hacerlo por nuestro bien.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *