Categorías
Iluminación

Nuestra creación también debe ser perfecta

amigos

Nuestra creación también debe ser perfecta

Las expresiones son interminables, todo esto estamos decretando (pidiendo diariamente y muchas veces). Nuestra boca y mente no deberían estar ocupadas pidiendo cosas contrarias a la creación. La creación fue perfecta, nuestra creación también debe ser perfecta. Quiero recordar, que aunque usted no lo diga, ya está alrededor, ya está en el aire, en el ambiente, alguien lo dirá, no tiene que molestarse en decirlo. Muy suavecito y para sus adentros, ¿Es esto lo que queremos? Por supuesto que no, nada de esto es nuevo, toca a nosotros de reconocer el daño que nos estamos infringiendo. Todo esto está en los libros de la vida, está en ustedes mismos. Lo único que estoy haciendo es recordarles algo que ya saben.

De hoy en adelante debemos cambiar nuestra actitud, palabras, pensamientos, deseos, sentimientos y cuando estemos a punto de hacerlo, calmadamente respirar lenta y profundamente y mascar las idioteces que iban a salir de nuestra boca sagrada y cambiarla por otra que esté a la altura de nuestro don divino. No tenemos otra alternativa que hacerlo, el daño está ya hecho. No perdemos nada intentándolo. Y haciéndolo puede que empecemos a tener resultados contrarios a los que solíamos tener. Debemos emitir buenos pensamientos, para en retorno recibirlos con creces, bendecir y ser bendecido, desear lo bueno hasta para nuestros enemigos, lo que decretes (digas) volverá siempre a ti, sea bueno o malo, es la ley de la compensación de la vida; “sembrar para recoger.” [Gálatas 6:7]. Nunca falla. Dicen que si uno manda pensamientos buenos regresan a uno, como recompensa multiplicados por siete, en cambio si mandamos malos pensamientos, volverán multiplicados por diez, ¿Cuál prefieres tú?, ¡Tienes la palabra!

Los casos que voy a exponer, son simples, sin sensacionalismo (no quiero darles más importancia de la necesaria). No quiero alimentar más a lo negativo, porque ya estamos recibiendo sus malos frutos. Quiero siempre poner énfasis a lo positivo (aunque el positivo y negativo son buenos, puesto que es parte de la creación, polos opuestos) ya que es lo único que nos va a sacar de la situación en que nos hemos metido, por hacer uso indebido del libre albedrío.

Tengo una amiga muy querida que vive aquí en Chicago, por muchos años estaba viviendo con tres hijos menores en esta y un hijo mayor vivía con el padre en su País de origen, aunque estaban separados físicamente, había entre ellos un lazo de unión muy especial, mucho amor entre ambos. Aunque se comunicaban por teléfono diariamente, no era lo mismo. Siempre que le preguntaba, sus respuestas eran las mismas o semejantes, que no podía venir por un motivo u otro. Analizando las respuestas que me daba, un día le dije que cambiara el modo de pensar, decir, imaginar e inclusive visualizar que su esposo iba estar pronto con ella. Ella no me quiso creer, era incrédula (todos somos). Cada vez que nos encontrábamos o hablábamos por teléfono, sus respuestas y excusas eran las mismas, que no va a venir, que no puede, que tiene que hacer algo importante primero, que no tiene los papeles todavía, que estaba resignada a que nunca iba a estar con él.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *