Categorías
Iluminación

El tono de la voz crea energía, poder y fuerza

orador

El tono de la voz crea energía, poder y fuerza

Cualquier persona puede ser consciente y usar el sonido o el tono de voz para crear energía, poder y fuerza, para aumentar energía en cada actividad de su vida, puede practicar diferentes tonos de entonación. El tono de la voz crea emoción, sentimientos positivos o negativos. Por ejemplo si escuchamos una charla, donde el orador usa una voz sin energía, vemos que esta se convierte en monótona y aburrida, el tiempo resulta interminable y al final nada casi hemos retenido y poco recordamos de lo explicado, porque el orador no supo tener contacto con la audiencia en la parte de más influencia que es la mente subconsciente. El subconsciente, no tiene nada donde deba concentrar su atención, por lo tanto nada nuevo podrá almacenar.

En cambio si el orador empieza a hablar con bastante energía, calor, entusiasmo, combinando nuevas ideas con bastante sentimiento y pasión, este tendrá el poder de influenciar a la audiencia, convencer a estos de lo que está hablando, porque está sembrando semillas en la mente subconsciente de la gente y estos darán vida a las ideas del orador como suyas. Por eso es peligroso cuando un líder activista, especialmente político, da una apasionada charla a sus seguidores, que es capaz de hipnotizar con sus palabras, voz y energía, que hace que la gente en ese momento haga algo que normalmente no lo haría.

El hipnotismo es solo el proceso de ir directamente a la mente subconsciente,ignorando a la mente consciente. Cualquier cosa que el subconsciente fije su atención, eso será también lo que nosotros pondremos atención, nos convierte en robots, porque toca los sentimientos de nuestro ser, nos hace partícipes de las ideas que estamos escuchando, creando y aceptando así nuevas ideas como si fueran nuestras ideas en nuestra conciencia. El sonido es una fuerza motivadora, tiene poder de movimiento que puede ser creadora o destructora, según como se esté usando. Podemos demostrar así, supongamos que estamos obligados a hablar ante desconocidos, al principio existe un pequeño descontrol en nuestra persona, luego uno empieza a relajarse hasta que llega una completa calma. A continuación existe el deseo de hablar, entonces el plexo solar se pone tenso y firme, es donde nace la energía para crear el sonido que saldrá como voz a través de la garganta y la boca.

Extraido del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *