Categorías
Iluminación

Las costumbres y hábitos son creaciones a veces imperfectas

columpio

Las costumbres y hábitos son creaciones a veces imperfectas 

Estamos viviendo en un maravilloso y deslumbrante planeta tierra, con costumbres y hábitos imperfectos creados por nosotros mismos, programados para fracasar en nuestra misión en esta vida (creación en el plano físico) aunque esto es solo una ilusión, creemos en ella y es de gran mérito para aquellos que logran trascender dicha ilusión. Logran conocer el propósito de la venida a esta vida, empiezan a laborar en contra toda esta adversidad, logrando el elevamiento espiritual anhelado, cosa que engrandece al alma de estos seres y por supuesto de todos los seres divinos que están a la expectativa, que estas almas que todavía no han logrado el triunfo final, lo hagan.

Dicho acontecimiento ocasiona que haya alegría, regocijo y por qué no, baile en las esferas celestiales, donde dirían ¡Buena labor, mi hijo (hija) querido, este es el reino al que tú perteneces! ¡Este es mi hijo (hija) querido, en quien he puesto todas mis esperanzas! Nada de lo que les estoy diciendo es nuevo, es de conocimiento universal y pertenece a toda la humanidad, son leyes cósmicas divinas, son leyes de Dios y son perfectas y por ende deben funcionar en cada ser humano. Esta gran sabiduría es proveniente de Dios y son sabias y perfectas, son para uso general de todos los seres humanos. Todos tenemos acceso a nuestra ración de energía que por derecho divino nos pertenece y nadie nos lo puede quitar, forma parte de nuestros tesoros en el Cielo.

Tenemos que aprender a pensar correctamente la Ley de Dios, que no es otra cosa que la Ley de la Creación, son las Leyes Cósmicas, son perfectas e infalibles y fueron creadas durante la Creación. Vivimos aceptando diariamente lo que estamos escuchando, lo cual es un conglomerado de opiniones e ideas que no nos pertenecen, estos nos conducen por lo general a la confusión y desilusión de nosotros mismos, cuando sabemos que la respuesta verdadera esta dentro de nosotros, en nuestro corazón.

Nuestro chakra de la garganta es un  punto muy importante de luz, es posiblemente el más sagrado de la creación, tanto en el hombre como lo es con Dios. Observen y analicen de una manera cruda lo que estamos decretando (creando) diariamente con nuestras palabras y estas varían un poco de País a País (si no entienden el significado, mejor, porque no es nada bueno) digamos pero con fuerza, con toda nuestra alma, con todo nuestro corazón, ahora les pido que repitan junto conmigo, con energía y si es posible que lo estamos sintiendo al decirlo, si tienes que hacer muecas, hazlo y todavía mejor como que los ojos se van a salir de su lugar, haríamos mejor trabajo representándolo: “Maldito o maldita, te voy a matar.” (esto no lo escuche en Laura en América) “Maldito, mil veces maldito.” “Eres un miserable, un desgraciado.” “Como te odio, quisiera verte muerto.” “No sirves para nada.” “Chico, vete para el carajo.” “Tú eres un bobo.” “Pendejo, ya no hables boberías chico.” “Que podemos esperar de ese infeliz.” “Hay ladrones en cada esquina, te van a robar.” “La juventud de ahora no sirve para nada.” “Maldita sea la hora en que naciste.” “Esa es una prostituta.” “Tú eres una basura.” O más suave aún; “Yo no puedo comer eso, soy alérgico.” “Mi memoria está fallándome.” “Todo se me olvida.” “Me estoy volviendo loco.” “El día está nublado.” “Que podías esperar de él, yo te lo advertí.” “El licor me está consumiendo y matando.” Estoy enfermo. Mi artritis. Soy diabético. El gobierno no sirve para nada. El servicio de correo es muy lento. Estoy en bancarrota. No hay empleo. “Por más que lo intento, no puedo conseguir empleo”. Los precios están por las nubes.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *