Categorías
Sin categoría

Usar el sonido del cuerpo en nuestro propio beneficio

voocales

Usar el sonido del cuerpo en nuestro propio beneficio  

Una manera muy especial de usar el sonido de nuestro cuerpo en nuestro propio beneficio, como se dijo anteriormente es entonando nuestro cuerpo con nuestro sonido. Al hacerlo obtendremos grandes beneficios físicos y espirituales, que tendrán efecto en nuestra salud, puesto que estos alinearán las vibraciones de nuestros órganos vitales, eliminando enfermedades, que son el producto de la falta de armonía para que puedan funcionar debidamente. Podemos empezar usando nuestra voz, al principio tenemos que entonarnos, así como usted ve antes de una función de música, un concierto, una velada, o una ópera, los músicos y cantantes empiezan a afinar sus instrumentos o sus voces, para cuando el evento empiece, ellos estarán seguros que sus instrumentos y voces funcionarán a la perfección.

Al entonarnos, al principio, como cuando el músico está afinando su instrumento, usted empieza a afinar su instrumento bucal, haciéndolo suavemente, luego que haya logrado este paso, a medida va aumentando el volumen de su voz, hasta llegar a la perfección que sería semejante a la actuación verdadera del artista ante el público. Cuando lo hacemos tenemos que poner todo nuestro ser en dicho acto puesto que estamos actuando en nuestro favor, nuestra voz, vibraciones, emociones, sentimientos, acciones, deben estar unidos por ese sentimiento de amor hacia sí mismo y al hacerlo nos sentiremos reconfortados ya que va a tener un impacto impresionante en todo nuestro ser, que va a derivar en dicha, paz y felicidad y por ende en una salud sobresaliente.

El uso de las vocales como la A, E, I, O, U, son recomendables, ya que contienen un impresionante efecto en nuestros órganos vitales. Podemos entonarnos diariamente después de levantarnos cantando suavemente, aaaaaaa, eeeeeee, iiiiiii, ooooooo, uuuuuuu, o modificarlo como aaahhh, eeehhh, iiihhh, ooohhh, uuuhhh, o si es estudiante espiritual, puede usar OM o AUM que son las voces de la creación o también palabras del cristianismo como AMEN y ALELUYA, todos estos sonidos tienen que hacerse con mucho fervor para que tengan resultado en nuestro ser físico y espiritual. Dichos sonidos tienen un valor espiritual. Al entonar nuestro cuerpo mediante nuestra voz, nos sentiremos serenos, optimistas, seguros de sí mismos, condescendientes, comprensibles, nobles, amables y por qué no listos para brindar amor.

Extraído del libro «Conciencia Espiritaul»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *