Categorías
Iluminación

El hombre le dio voz a los sonidos de su cuerpo

cantando

El hombre le dio voz a los sonidos de su cuerpo 

La voz es el instrumento por la cual la mente usa para manifestarse. El hombre le dio voz a los sonidos de su cuerpo, el cuerpo empezó a expresarse con movimientos y ritmos, que demostraban el estado anímico de la persona, la mente creó sonidos que luego se convirtieron en palabras. El hombre empezó a cantar y silbar mientras laboraba, inclusive cuando el hombre tenía miedo; usaba el silbido, el canto y las palabras para ahuyentar al miedo de su mente. En diferentes actividades, el hombre empezó a cantar como símbolo de expresión. Madres cantaban y arrullaban a sus bebés en sus brazos para apaciguar y desterrar el miedo de estos. La gente empezó a cantar ya sea suave o fuertemente, algunos empezaron a sentir orgullo de sus voces e hicieron lo posible para mejorar, otros encontraron en los cantos que sus temores, preocupaciones y problemas desaparecían, eran como una medicina para el cuerpo y el alma.

Mucha gente empezó a ir a la iglesia, con el fin de solo ir a cantar junto con la demás gente, se sentían bien y cantaban con fervor. Las armonías transforman al ser humano, tenemos que ayudar a controlar nuestras vidas y a veces la mejor manera es haciendo uso de nuestras voces. Actualmente, en la civilización, existe un incremento substancial del nivel del ruido de toda índole, que está causando daños alarmantes, se dice que de todas las contaminaciones que tenemos, quizá el ruido es el más peligroso, está causando muchas enfermedades.

Debemos aprender a usar nuestras voces para eliminar tensiones que están destrozando el sistema nervioso y el cuerpo en general. Para esto podemos entonar nuestros cuerpos mediante nuestras voces, porque este es un método natural para curarnos, ya que hace relucir la perfección innata que está dentro de cada persona. La voz es capaz de modificar y armonizar las vibraciones de las células y átomos de nuestro cuerpo. Muchas veces los médicos después de curar a las personas de ciertas enfermedades, ven que estos regresan con otras clases de enfermedades, las medicinas y las operaciones no pueden eliminar el odio, la ira, el temor, el rencor que está almacenada muy dentro del hombre.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *