Categorías
espiritualidad

La ley de la palabra se convierte en el hombre en la voz del cuerpo

sonido

La ley de la palabra se convierte en el hombre en la voz del cuerpo 

En el principio del universo, había calma y eso era todo lo que existía, pero la calma empezó a moverse y creó el sonido, este tomó forma y se convirtió en palabra, pero la palabra era Dios, entonces la palabra es Dios. La ley de la palabra se convierte en el hombre en la voz del cuerpo, que es una actividad vibracional que se está manifestando tanto interna como externamente mediante el cuerpo que es su instrumento. Este es un sonido creativo que actúa como acción a través de diferentes niveles de conciencia. Vemos que cuando uno se agacha para levantar algo pesado, lo primero que hace es concentrarse y almacenar cierta energía, que es liberado al exterior, acompañado por un sonido del cuerpo como ayuda, pero cuando es liberado, es multiplicado extensamente en poder y fuerza, que hace que el objeto sea levantado con cierta facilidad, que de lo contrario no lo hubiera podido hacer.

El sonido ocasionó el libramiento de cierta energía, el mismo que fue creado por nuestro pensamiento. Tenemos que ser conscientes de comprender y aceptar la existencia del gran poder del sonido, que si sabemos encausarlo correctamente, cada uno podríamos ser grandes forjadores de nuestra propia vida. Individualmente, debemos ser responsables de nuestras decisiones, tenemos la capacidad de rectificar nuestros pensamientos cuando estos no están creando armonía y cuando lo hacemos también estamos cambiando nuestro modo de ser y vivir. A propósito, todos nuestros pensamientos, son palabras no habladas y tienen el mismo impacto, fuerza y poder, como si se hubiera manifestado por medio de las palabras y voz.

En las Sagradas Escrituras, la palabra ha sido traducida en varias formas, en la Teología Cristiana como Logos, o sea Verbo o hijo de Dios, pero Logos es razón, principio racional del universo. Logos es el instrumento por el cual Dios actúa en el universo y hasta cierto punto se le puede comparar con el lenguaje humano, pero sobre todo las palabras son importantes por las vibraciones que crea, que por el significado en sí de la palabra. La palabra crea sonido y el sonido crea vibraciones, que son energía en movimiento. Según lo manifestado, es la creación. Estas vibraciones van acompañadas de nuestros pensamientos, a veces estos pensamientos son el producto del estado anímico de nuestro ser, según las emociones del momento es la creación, que puede ser buena o mala.

Estraído del libro «Conciencia Espiritual».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *